Publicado en: 21/03/2011

Viabilidad Social

La sociedad dominicana apunta a continuar el modelo histórico-económico de siglos pasados, aunque en el presente predominen diversos personajes sociales bajo la condición de: los más pobres, menos pobres y ricos, puestos juntos son el resultado del estancamiento político dominado por la pereza social, el bajo nivel educacional  y el acaparo de recursos, esto sin contar la actitud general y pasiva en busca de cambios reestructúrales.

Por tomar un ejemplo, en lo que va de año el levantamiento social por el interés nacional  hacía mayor inversión por la educación, no repercute en  respuesta del presidente Leonel Fernández,  quien alude que el problema de educación en el país no  radica en la inversión económica, contradiciendo así lo que en principio decía, “Un pueblo sin educación, es un pueblo sin progreso” o al menos eso dio a entender; Sumando el hecho de que en su gestión cambia por dos veces a los ministros de educación, quienes no han dado una muestra de competencia ante los males de tal institución.

En panorámica el burgués ha representado al dueño de largas propiedades, quién comercia en  las mimas con la intervención sumisa de empleados, los últimos aun contando con mayor inteligencia, pero no en educación ni oportunidad, dependen de sus empleos para el sustento particular, así hay quienes pasan a ser pequeños comerciantes con lo aprendido a diario, mientras la mayoría subsisten de dádivas nacionales e internacionales, intrafamiliar o particular  y de ventas u trabajos ocasionales. Todo esto de espaldas de la política que el mandatario creó en ara de confianza al  incorporar la soberanía.

En contraste el ex presidente y  también sociólogo Juan Bosch dijo en su libro Clases  Sociales en la Rep. Dom.: “En las actividades políticas la sociedad dominicana lo único que nos enseña mediante la práctica diaria es que los que se dedican a luchar por los derechos del pueblo y la revolución son perseguidos, son torturados, son exiliados o son asesinados. En una sociedad como la nuestra, ampliar, profundizar y refinar la conciencia política requiere no sólo mucho estudio; requiere también que el que se dedica a la política incorpore lo que estudia a su vida misma…”.

Considerando la historia entre caudillos y hateros, hoy capitalistas y obreros (as), los y las dominicanas tendrían que concentrar esfuerzos en visionarse como parte de una sociedad con memoria y trabajar para  romper con la particularidad, integrándose en el trabajo común, cuya necesidad obligatoria no parte de un movimiento masivo repentino, sino de una colaboración desde las células sociales hasta  conformar  una clase social.

La activación general de la sociedad dominicana desde sus extractos más bajos hasta los más altos solo es posible en pleno conocimiento, igualdad y continuidad del desarrollo de su educación y cultura, aunque  parecería una idea dedicada a más de 20 años en plazo, República Dominicana se encuentra en la era precisa de avance; más esto surge ningún efecto, mientras exista la negativa caudillista ante la base de este pueblo que durante siglos ha sido: alimentación, salud y educación.

Por: Rosa Lix Batista Garcia / http://despertardominicano.com

Publicidad Pagada

anuncie