Publicado en: 30/04/2019

Venezuela | Guaidó: “Hoy queda claro que las Fuerzas Armadas están con el pueblo y no con el dictador”

Juan Guaidó

VENEZUELA, (AFP).- “Hoy estamos aquí, hoy vamos a resistir aquí”. Juan Guaidó se mantiene al frente del alzamiento militar en Caracas, rodeado ahora de cientos de seguidores en la Plaza de Altamira y escoltado por oficiales de la Guardia Nacional, militares de Aviación y agentes de la Inteligencia Bolivariana, que han disparado al aire para advertir a las fuerzas revolucionarias. “Llamamos a los demás militares a que se unan a la protesta, nos quedaremos aquí esperando que se unan. Aquí vamos a resistir, la Operación Libertad comenzó”, ha agregado el líder opositor ante el entusiasmo de sus seguidores.

Horas antes, militares venezolanos han liberado al opositor Leopoldo López, que se encontraba en arresto domiciliario, según han confirmado fuentes del equipo del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó.

“He sido liberado por militares a la orden de la Constitución y del presidente Guaidó”, ha declarado López. “Ha iniciado la fase definitiva para el cese de la usurpación. Todos a movilizarnos. Es hora de conquistar”, ha dicho el opositor. En el alzamiento en la base militar de La Carlota (Caracas) participan oficiales de Aviación, guardias nacionales y una parte del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) y de la Policía, confirmaron a EL MUNDO fuentes del equipo de Guaidó. Los partidarios de Guaidó llevan brazaletes azules en apoyo a la oposición.

Según López,su liberación ha sido posible gracias al indulto de Guaidó que el Sebin -que custodiaba al opositor- ha acatado. Lepoldo López también ha revelado que los militares alzados están en comunicación con altos cargos del Gobierno chavista: “Todo este tiempo ha habido comunicación, y eso tiene que ver con este proceso que se ha venido construyendo”.

Nicolás Maduro ha reaccionado en Twitter, donde ha asegurado haber conversado con la cúpula militar de su Gobierno y que ha obtenido de ellos su “total lealtad al pueblo, a la Constitución y a la patria”. El presidente de facto ha llamado a la movilización y se ha mostrado convencido de la victoria.

El ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino, se ha mostrado dispuesto a “usar las armas” y ha culpado a Guaidó de un posible “derramamiento de sangre”.

La estrategia del Parlamento democrático es clara: convocar al pueblo en la calle y resquebrajar la unidad bolivariana en el ejército con más generales del planeta (2.000) en su inmensa mayoría muy beneficiados por la revolución. El pulso no sólo está en las calles y en los cuarteles, también en las comunicaciones. Guaidó ha insistido en romper el bloqueo gubernamental para convocar al pueblo en la calle, en una operación que se parece a la sucedida hace semanas en Sudán.

“EL MOMENTO ES AHORA”

Guaidó ha publicado un vídeo desde la base en sus redes sociales, acompañado por un grupo de militares y de López, en el que hace un llamamiento al pueblo y a las fuerzas armadas a levantarse contra el “usurpador”, en referencia a Maduro. “Nuestra lucha ha estado siempre enmarcada en la Constitución, en la lucha no violenta. Siempre lo dijimos, cuando el pueblo esté en las calles, asumiríamos las competencias. (…) El cese definitivo de la usurpación, empezó hoy, contamos con el pueblo de Venezuela, las fuerzas armadas están del lado del pueblo, del lado de la Constitución. Hoy valientes soldados, valientes patriotas y valientes hombres apegados a la Constitución han acudido a nuestro llamado”, ha asegurado Guaidó frente a la cámara.

“Convoco a todos los soldados y a toda la familia militar, en el marco de la Constitución, a acompañarnos en esta gesta. (…) Hoy es un encuentro de todos los venezolanos. Estén muy atentos a los llamados, ya son muchos los militares que se suman. Nuestra familia militar que de una vez dio el paso. El momento es ahora, no sólo de la calma y la cordura, sino del coraje y la cordura”.

En su cuenta de Twitter el presidente encargado ha lanzado un llamamiento más específico al pueblo: “Pueblo de Venezuela, inició el fin de la usurpación. En este momento me encuentro con las principales unidades militares de nuestra Fuerza Armada dando inicio a la fase final de la Operación Libertad”.

PRIMEROS HERIDOS DE BALA

Los primeros enfrentamientos se han registrado en Caracas, con fuerzas leales a Maduro lanzando gases lacrimógenos a los rebeldes del Parlamento. Mientras, miles de ciudadanos de la capital han ido llegando a pie a las inmediaciones de la base de La Carlota, al este de la ciudad.

La Policía Metropolitana de Caracas ha confirmado los primeros heridos de bala, y en las inmediaciones de la base aérea, donde se multiplican a esta hora las protestas y la represión, un blindado del ejército chavista ha atropellado a varios manifestantes. Miles de venezolanos han tomado las calles y se enfrentan a los militares chavistas lanzando cócteles molotov.

“UN MOMENTO HISTÓRICO”

La llamada al alzamiento de Guaidó ha recibido el respaldo de la mayor parte de la comunidad internacional. “Tenemos el respaldo firme de nuestros aliados en este proceso irreversible”, ha tuiteado el presidente encargado.

El consejero de Seguridad Nacional estadounidense, John Bolton, ha llamado al Ejército a apoyar a Guaidó contra la “usurpación de la democracia” y ha instado a las Fuerzas Armadas de Venezuela a proteger al “pueblo” e “instituciones legítimas”. Por su parte, el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, ha mostrado el “completo apoyo” de su país a lucha “por la libertad” del pueblo venezolano.

Mientras, el presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani, ha hablado de un “momento histórico” para el “regreso” de la “libertad en Venezuela. El secretario general de la ONU, António Guterres, ha llamado a todas las partes de la crisis en Venezuela a “evitar cualquier violencia” y a dar pasos “inmediatos” para devolver la calma al país.

Por otro lado, Colombia ha pedido una reunión de emergencia del Grupo de Lima y el Ejecutivo español ha hecho un llamamiento a evitar un “derramamiento de sangre”.

Leopoldo López, el principal ‘arquitecto’ del pulso democrático de Guaidó, cumplía una pena de casi 13 años de prisión en régimen de arresto domiciliario, como consecuencia de “un movimiento militar y civil”. El líder de Voluntad Popular, López se entregó a las autoridades venezolanas el 18 de febrero de 2014, después de que un tribunal de Caracas ordenara detenerlo por instigar a la violencia como uno de los convocantes de una manifestación que terminó con tres muertos y decenas de heridos seis días antes.

Ingresó en la prisión militar de Ramo Verde, acusado de los delitos de instigación pública, asociación para delinquir, daños a la propiedad e incendio. Acabó condenado en septiembre de 2015 a casi 14 años de prisión, que cumplía actualmente en arresto domiciliario.