Publicado en: 27/02/2014

Una Biblia en el escudo de la bandera…”Y conoceréis la Verdad y la Verdad os hará libres”

escudo-bandera-republica-dominicana-emblema

Escudo de la Republica Dominicana

El Escudo de armas de la República Dominicana es el emblema heráldico que representa al país, y que junto con la bandera y el himno nacional, tiene la categoría de símbolo patrio.

El Escudo Nacional Dominicano tiene los mismos colores de la Bandera Nacional dispuestos en igual forma. Lleva en el centro la Biblia abierta en el Evangelio de San Juan, capítulo 8, versículo 32, y encima una cruz, los cuales surgen de un trofeo integrado por dos lanzas y cuatro banderas nacionales sin escudo, dispuestas a ambos lados; lleva un ramo de laurel del lado izquierdo y uno de palma al lado derecho. Está coronado por una cinta azul ultramar en la cual se lee el lema “Dios, Patria y Libertad”. En la base hay otra cinta de color rojo bermellón cuyos extremos se orientan hacia arriba con las palabras “República Dominicana”. La forma del Escudo Nacional es de un cuadrilongo, con los ángulos superiores salientes y los inferiores redondeados, el centro de cuya base termina en punta, y está dispuesto en forma tal que resulte un cuadrado perfecto al trazar una línea horizontal que una las dos verticales del cuadrilongo desde donde comienzan los ángulos inferiores.

La bandera Dominicana tiene escudo, pero no cualquier escudo. Nuestra bandera es especial, puesto que es la única en el mundo que tiene en su escudo una Biblia.

Muchos dicen que esta Biblia en nuestra bandera nos protege de adversidades como huracanes y terremotos que sufren otras naciones, como en los últimos años a pasado con nuestra vecina y otrora opresora, Haití.

La Biblia en el escudo dominicano no esta cerrada sino abierta, dando a entender con esto que la palabra de Dios cobra sentido cuando la leemos y la ponemos por obra.

De nada serviría una Biblia que pase todo el tiempo en un hogar si nunca se abre para leerla. Seria como estar perdido y tener el mapa que nos indica el camino y nunca abrirlo para llegar hasta el.

La Biblia debe y tiene que ser leída pues es el anhelo de Dios para nosotros que escudriñemos su palabra.

La biblia de nuestro escudo esta abierta en San Juan 8:32 y cita así:
“ …Y conoceréis la Verdad y la Verdad os hará libres”

Esta cita del evangelio de Juan fue pronunciada por Jesucristo a un grupo de seguidores.

Sin lugar a dudas los héroes dominicanos encabezado por Juan Pablo Duarte, Matías Ramón Mella Y Francisco del Rosario Sánchez ayudaron a separarnos del pueblo haitiano y a declarar nuestra independencia de ese yugo opresor.

Los haitianos oprimían a los dominicanos y los subyugaban, lo cual fue motivo suficiente para que estos hombres, por cuyas venas circulaba la libertad y por sus poros brotaba la verdad, se levantaran en pie de lucha a favor de la liberación e independencia del pueblo dominicano.

Estos principios cristianos enarbolado por nuestro inmenso Juan Pablo Duarte, tuvieron buenos resultados ya que nuestro grupo independentista fue respaldado por la providencia divina.

Los patricios entendieron que para ser libres es necesario conocer la verdad, pues quien vive bajo la mentira es esclavo del engaño.

En este día especial, dia de la Independencia Dominicana, dejemos que la verdad de Dios resplandezca sobre cada uno de nosotros y enviemos un trabucazo desde la puerta de la misericordia de Dios a tantas mentiras que nos enseñaron de pequeños.

Este trabucazo solo se puede dar al leer las exquisitas y relevantes palabras de nuestro creador que se encuentran condensadas en la Biblia.

Hoy podemos decir que ciertamente un grupo de valientes, algunos de los cuales derramaron su sangre nos hicieron libres de la esclavitud a la cual nos tenían sometido los haitianos, pero que ciertamente también, Jesucristo por su sangre derramada en la cruz, nos liberta del yugo opresor de la mentira y el pecado en general.

Cristo nos da libertad eterna, no provisional, pues el dice: “Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino es por mi”.

Si Cristo no reina en tu vida, entonces no tienes la verdad y eres esclavo del pecado. Es necesario acercarte a el en plena certidumbre de fe para que tus pecados sean borrados y solamente así puedas tener la garantía de lo escrito en el verso que aparece en el escudo de nuestra emblemática y tricolor bandera:

“ …Y conoceréis la Verdad y la Verdad os hará libres”

Por Arq. Edwin Almonte

Sabanaiglesia