Publicado en: 04/07/2018

Un preso francés escapa de la cárcel al estilo Hollywood

Los investigadores rondan el helicóptero Alouette II que fue abandonado después de la fuga de Rédoine Faïd el domingo 1 de julio.

PARÍS — Una fuga como aquellas que por lo general se crean solo para los guiones de Hollywood sucedió en la vida real el domingo en Francia, cuando un helicóptero del que saltaron hombres enmascarados aterrizó en el patio de una prisión y con ello desapareció como por arte de magia un delincuente muy conocido.

Hasta el martes en la noche seguía la cacería del reo de 46 años, Rédoine Faïd, quien cumplía una sentencia de veinticinco años por su participación en un robo en 2010 en el que resultó muerta una joven policía.

La ministra de Justicia, Nicole Belloubet, afirmó que el comando que rescató a Faïd de la prisión Réau en las afueras de París “se había preparado muy bien y sin duda alguna había investigado el lugar mediante drones”. En comentarios transmitidos por el canal de televisión francesa BFMTV, agregó que el personal había detectado drones sobre la prisión varios meses antes.

No es la primera vez que Faïd escapa de prisión.

En 2013, tomó como rehenes a cuatro custodios mientras lanzaba explosivos plásticos por su camino a través de cinco series de puertas de la prisión, para luego encontrarse con un cómplice que esperaba en un auto. Faïd fue recapturado varias semanas después.

En esta ocasión, Faïd estaba en la sala de visitas de la prisión cuando tres hombres armados vestidos de negro aterrizaron un pequeño helicóptero en el patio central del recinto, saltaron de él y accionaron bombas de humo, de acuerdo con Martial Delabroye, un funcionario de un sindicato local de trabajadores de prisión.

Dos de los hombres, que traían pasamontañas y brazaletes de policía, cortaron las puertas que daban hacia el área de visitas y corrieron de regreso al helicóptero junto con Faïd, señaló Delabroye.

Volaron hacia la parte noreste de París —como a 40 kilómetros de la prisión— antes de aterrizar en el suburbio de Gonesse, un vecindario con bodegas, pequeños edificios de oficinas y carreteras rodeadas de altos y frondosos matorrales; se trata de un área por lo general tranquila los domingos en la mañana.

Un policía forense francés revisa el vehículo usado por Faïd y sus cómplices después del helicóptero y que dejaron en un estacionamiento.

Belloubet afirmó que el comando realizó la fuga al tomar como rehén a un instructor de vuelo y lo obligó a llevarlo a la prisión. Dijo que quizá una vigilancia con drones les había ayudado a evitar otros patios que estaban cubiertos de mallas; eligieron el único donde podían haber aterrizado.

Luego de dejar el helicóptero en Gonesse, el grupo subió a un auto y se alejó y más tarde dejaron ese vehículo en el estacionamiento de un centro comercial en otro suburbio de París, de acuerdo con reportes de los medios noticiosos franceses.

Faïd, quien creció en los suburbios marginales de París, saltó a la fama en la década de 1990 por ser parte de una red de ladrones especializada en robar camionetas blindadas empleadas para transportar dinero y otros objetos de valor. Eludió la captura durante varios años, pero finalmente fue arrestado y juzgado. Cumplió diez años de una condena de veinte antes de ser liberado, aparentemente por buena conducta.

Después de salir de prisión en esa ocasión, escribió la autobiografía Braqueur: Des cités au grand banditisme (Asaltante: de los barrios bajos al crimen organizado). La contraportada del libro lo describe como alguien perteneciente a la “aristocracia criminal” y presume que, a pesar de haber estado involucrado en diversos robos a mano armada, jamás había herido a nadie.

En ese entonces, y en subsecuentes apariciones en los medios, Faïd aseguraba haber dejado la vida criminal.

Sin embargo, un año después de esa salida de prisión, ya era miembro de otra banda delictiva. Fue acusado de haber planeado un robo, durante el cual hubo una persecución a alta velocidad seguida de un tiroteo con la policía, que dio como resultado la muerte de una oficial. Faïd ha dicho que no tuvo nada que ver con esa muerte; fue sentenciado a veinticinco años de prisión.

Por: ALISSA J. RUBIN/NYTimes

Deja un comentario

Para poder comentar "usted debe registrarse" con su verdadero nombre y su email de contacto. DespertarDominicano.com le invita a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y de igual forma le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que pueda resultar ofensivos. El DespertarDominicano.com se reserva el derecho a decidir que mensajes incumplen estas normas. Al enviar su comentario usted reconoce que DespertarDominicano.com tiene derecho a reproducir y distribuir, en su totalidad o en parte, de manera alguna. Tenga en cuenta que el DespertarDominicano.com no respalda las opiniones expresadas en este forum de discusión. Sus comentarios serán moderados y publicados si cumplen con nuestros requisitos. Les invitamos a leer nuestras "Condiciones de uso" del DespertarDominicano.com. Buen debate!....