Publicado en: 22/06/2011

“Si yo fuera español sería un indignado”, dijo Leonel

Leonel Fernández, durante la conferencia que ofreció en la Universidad Ramón Llull

Leonel Fernández, durante la conferencia que ofreció en la Universidad Ramón Llull

BRCELONA, España.- El presidente Leonel Fernández, ofreció en la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Ramón Llull una conferencia en la que se mostró muy crítico con los mercados y las empresa financieras.

A lo largo de la conferencia “Crisis global, movimientos sociales y ciberactivismo”, Fernández analizó el actual contexto de crisis mundial, marcado por la libre hegemonía de los mercados, y aludió al movimiento del 15-M y las manifestaciones ocurridas en España en los últimos meses.

“Si yo fuera español, sería un indignado”, señaló el mandatario, lo que motivó el aplauso de los asistentes. Resaltó sin embargo, que “las protestas no deben ser contra los parlamentarios catalanes, sino contra los bancos de Wall Street, y si lo hacemos así estaremos en un mejor mundo”, en alusión a marchas ante las puertas del parlamento catalán de la semana pasada.

Desaprobando previamente “todo acto de violencia”, Fernández destacó que no se ha encauzado con perspectiva la indignación social, ya que los responsables verdaderos de lo que acontece “son los que manejan los hilos del sistema financiero global, que fueron los que crearon las condiciones del desastre actual”.

Fernández recordó que la desregulación de las finanzas y la ausencia de “intervención de los Estados en las operaciones de los mercados de capitales” han degenerado en la actual crisis, la cual cree que aún se va a extender por “una década más”.

“La crisis ha demostrado que los mercados no se auto regulan”, recalcó y, en vista de que “el fundamentalismo de los mercados” ignora lo social, es necesario que prevalezca un “equilibrio entre mercado y estados”.

“Los que gobiernan el mundo de hoy no son los Estados, sino los mercados”, advirtió. Precisó que en la actualidad los gobiernos han perdido su soberanía económica frente al poder de las empresas. “El recorte presupuestario aprobado en el parlamento catalán no ha sido porque ellos lo quieran, sino porque les viene impuesto” por el FMI o el Banco Central Europeo (BCE).

En ese sentido, el presidente dominicano señaló que “se requiere una convención mundial de regulación financiera” o, mejor dicho, “una globalización con normas”. En caso contrario, opinó que el sistema capitalista podría colapsar y arrastrar a todos “a una situación de catástrofe y barbarie”. “Es un mundo que no puede continuar”, reflexionó,

En América Latina, dijo, se ha superado la etapa de los golpes de estado, pero en Europa ahora han aparecido los “golpes de mercado” que están poniendo en peligro la gobernabilidad y son generadas por las instituciones financieras globales.

Puso de relieve que en la actualidad los ciudadanos pueden ser “ciberactivistas del bien”, orientados a la consolidación de la democracia, un sistema que corre el riesgo de ser puesto en entredicho. Para ello debe crearse un movimiento de “indignación global”.

EnLatino.com

Publicidad Pagada

anuncie