Publicado en: 21/01/2012

Romney pierde fuelle ante un Gingrich reanimado en Carolina del Sur (Video)

Newt-Gingrich-y-Mitt-Romney

Los candidatos republicanos, Mitt Romney (i) y Newt Gingrich (D).

GREENVILLE, EEUU (AFP) – El conservador Newt Gingrich resurgió en Carolina del Sur (sureste de Estados Unidos) donde este sábado se celebran unas primarias por la investidura republicana para la Casa Blanca, que lucen decisivas para el moderado Mitt Romney, hasta hace dos días el gran favorito.

Los centros de votación abrieron en todo el estado a las 07H00 locales (12H00 GMT), según lo programado.

Si el ex presidente de la Cámara derrota a quien desde hace mucho tiempo era el gran favorito, Mitt Romney, resucitaría las dudas sobre la capacidad del ex gobernador de Massachusetts -el más moderado y multimillonario inversionista- de unir al sector más conservador de su partido, donde es visto con recelo.

El triunfador en la contienda de este sábado, la primera que se celebra en los estados del sur de Estados Unidos, encontrará viento a favor para la primaria del 31 de enero en el codiciado campo de batalla de Florida, un estado que aporta un gran número de electores a los candidatos.

Gingrich y Romney, que en los últimos dos días se pisan los talones en los sondeos, recorrieron el estado la semana previa a esta primaria, sin perder de vista que desde 1980 ningún republicano ha ganado la nominación de su partido sin haber ganado en Carolina de Sur, bastión conservador del sureste estadounidense.

Una victoria aquí sería el primer triunfo de Gingrich después que el cristiano conservador y ex senador Rick Santorum arrebató a Romney una victoria en Iowa. Hasta ahora Romney triunfó solo en New Hampshire.

“Mañana va a ser un día muy, muy importante”, declaró Gingrich en un multitudinario mitin de campaña en Orangeburg, añadiendo que esperaba “una victoria sorprendentemente grande”.

“Con su ayuda y la de muchos otros buenos ciudadanos a lo largo del estado de Carolina del Sur vamos a dar un gran paso para asegurarnos que un conservador sea designado presidente de Estados Unidos”, dijo.

Luego de un duro debate el jueves por la noche en el que el expresidente de la Cámara de Representantes se enfrentó a su gran rival Romney, Gingrich trató de capitalizar lo que las encuestas señalan como un gran impulso para su campaña.

Los cuatro candidatos en liza -Gingrich, Romney, Santorum, así como el veterano congresista Ron Paul- hicieron un último gran esfuerzo para ganar el voto de los conservadores de Carolina del Sur, en pos de la candidatura republicana para enfrentar al presidente Barack Obama en las elecciones del próximo 6 de noviembre.

Romney, que ha perdido fuelle en este estado donde los conservadores más radicales lo ven muy liberal -como en el resto del país-, ya se veía venir el viernes una posible derrota o, en todo caso, era consciente de que la batalla en Carolina del Sur será “cuesta arriba”, como dijo a los medios.

“Creo que lo dije desde el principio: Carolina del Sur es una batalla cuesta arriba para un tipo de Massachusetts. Yo sabía esto. Estamos peleando duro”, dijo Romney a periodistas mientras asesores de su campaña también confesaban posibilidades de derrota, en un estado donde había llegado a obtener 20 puntos de ventaja en algunos sondeos.

“¿Pienso que podemos perder en Carolina del Sur? Claro”, dijo Stuart Stevens, estratega de Romney, a la cadena CNN. “Creo que es muy competitivo”, afirmó.

Uno de los golpes que recibió la campaña de Romney esta semana fue el retiro como precandidato del gobernador de Texas, Rick Perry, quien abandonó la contienda el jueves expresando su apoyo a Gingrich, lo cual aumentó la posibilidad de que los conservadores, fragmentados, se reúnan en una única alternativa contra el exgobernador de Massachusetts.

Un sondeo de la Universidad de Clemson divulgado el viernes situó a Gingrich con seis puntos de ventaja sobre Romney, 32 contra 26%. El congresista de Texas Ron Paul obtuvo el tercer lugar con 11%, mientras el ex senador Rick Santorum logró un 9%.

El reconocido sitio web Real Clear Politics otorgó también el viernes una ventaja de 2% a Gingrich sobre Romney.

Shirley Maddox, de 72 años, que trabajó para un congresista cuando Gingrich era presidente de la Cámara de Representantes, dijo que se inclinaba hacia Gingrich.

“Lo tengo más o menos claro, pero podría cambiar- probablemente vote a Newt”, dijo reconociendo sus dudas por las infidelidades matrimoniales que se le atribuyen a Gingrich.

Dent Amy, de 40 años, sostenía en brazos a su octava hija, de seis meses, cuando reconoció en un mitin que “aún no sabía si votar por Newt o Santorum. Voy a esperar hasta el último momento para decidirme”, dijo.

Publicidad Pagada

anuncie