Publicado en: 12/03/2012

Presidente Michaell Martelly estaría sentado en una bomba a punto de estallar

michell-martelly

El presidente haitiano, Michell Martelly

SANTO DOMINGO, RD.- El presidente haitiano, Michell Martelly, estaría enfrentando graves problemas de gobernabilidad que pudieran dar al traste con un estallido social que atente contra su mandato, según lo que se desprende de las informaciones vertidas por las agencias de noticias y los análisis de algunos expertos.

Es más, la situación podría ser tan sería que ya los Estados Unidos tendrían preparada una fuerza de acción rápida para intervenir a Haití en caso de que la Minustah no pueda garantizar la paz y seguridad en el país caribeño, con el cual República Dominicana comparte frontera.

Esta información fue ofrecida por el experto en seguridad ciudadana Daniel Pou, quien da cuenta de datos que le han suministrado sus fuentes.

Los actos de violencia que en los últimos días han estado afectando ciudades del norte de Haití, en especial Juana Méndez, ya obligaron a que la Cancillería dominicana le recomendara a su legación en el vecino país, retornar a su patria, ya que la situación social es tensa y la Minustah no estaría en condiciones de garantizarles la integridad personal.

El consejero de la embajada dominicana en Haití, Pastor Vásquez Frías, quien ya se encuentra en el país, y este no negó  ni corroboró la información de que habían sido conminados a salir de Haití. Sin embargo, si la orden no se hubiese dado, el diplomático de seguro hubiese negado la especie, por lo que al decir: “Son cosas de las que no puedo opinar”, estaría admitiendo que hubo una orden superior de salir de Haití.

Otro empleado de la embajada, está este fin de semana en las afueras de Puerto Príncipe. Este podría ser caso de los empleados de la legación que no pudieron salir de Haití porque el trayecto se volvió muy inseguro este viernes y sábado, pues los manifestantes no respetaban a nadie, no importa si eran haitianos o dominicanos; los sacaban de sus vehículos y secuestraban, como ocurrió a un grupo de camioneros dominicanos.

Pou refirió a este medio, precisamente, que no todos los empleados de la embajada dominicana en Haití lograron llegar al país, algunos prefirieron retornar, porque enfrentaron situaciones de riesgo al intentar cruzar la frontera.

Sin embargo, pese a todas estas informaciones, que llegan vía noticias y contactos, el ex cónsul haitiano, Edwin Paraison, informó que no existe “una situación alguna de peligrosidad para la estabilidad política (haitiana)”. Admite que existe una ola de crímenes que afecta la capital haitiana, pero los catorce camioneros dominicanos fueron secuestrados o retenidos por manifestantes, en Juana Méndez, en el extremo nororiental de Haití.

El presidente (Martelly)  está enrollado en unos líos con el Parlamento, pero cuenta con el apoyo de actores influentes de la comunidad internacional”, dijo.  Precisamente Daniel Pou nos informó que parlamentarios opositores habrían sido los que llamaron a la población a lanzarse a las calles, prácticamente al mismo tiempo en que Martelly mostraba sus pasaportes, el viernes 9.

Una crisis generada por la miseria, la  corrupción y el nacionalismo

Haití era el país más pobre del hemisferio americano antes del 12 de enero de 2010, el día del gran terremoto que dejó más de 300 mil muertos y 1 millón 500 mil personas afectadas en la capital y pueblos circundantes. Tras el terremoto, ahora es más pobre, y aquejado por un brote de cólera (más de 7 mil muertos y 500 mil afectados) que se atribuye a la misión de la Minustah que llegó de Nepal.

Las ayudas, aunque no las requeridas, han llegado, y con ella la corrupción, tanto la del otro lado de la isla como la que se está atribuyendo al lado dominicano.

Los barcos de arroz que llegan a Haití, esos empresarios malísimos de aquí, tocan todo eso en la frontera o en los barcos; después lo cambian de saco, lo ponen en otro saco, cambian el nombre, para después venderlo a República Dominicana”, dijo DP, un ciudadano haitiano que prefiere mantenerse en el anonimato.

DP explicó lo que ya sabemos, pero en voz de un haitiano:

El ex primer ministro Jean Max Bellerive, en el marco de los trabajos de reconstrucción de Haití, firmó unos contratos que favorecieron a empresas dominicanas, por demás propiedad del senador y cercano colaborador del presidente Leonel Fernández, Félix Bautista; esos contratos –al parecer- son leoninos, y el recién salido ex ministro Garry Conille solicitó revisión de los contratos.

El presidente y una parte del Parlamento haitiano se opusieron. Otra parte del Parlamento, la oposición, estuvo de acuerdo con la revisión. “Este primer ministro (Garry Conille) pidió revisar esos contratos, hay gente opuesta a esa revisión dentro del gobierno y del Parlamento”.

Bellerive firma los acuerdos con las empresas dominicas y en más del 80 por ciento de esas contrataciones, él puso una cláusula diciendo que las empresas dominicanas podían recibir los dineros y no era importante que ellos hayan terminado la obra. ¿A cambio de qué?“, se pregunta el joven, y más tarde claramente dice que en esos contratos hubo “macuteo”.

Jean Max Bellerive estaría casado y tendría todos sus negocios en República Dominicana, según la misma fuente. Es decir, que con estos contratos le habría dado  “un tumbe” a sus compatriotas. “Entonces, cuando tú firmas un acuerdo (con esas condiciones) de seguro una parte de esos dineros se van a devolver a ti”.

Concomitantemente a esta crisis, en Haití se estaba gestando el cuestionamiento de la nacionalidad de Michell Martelly, pues alguien recordó (no se sabe si René Préval), que hace veinte años -cuando el actual presidente era un Tulile cualquiera y bailaba con una ropita de ula-ula- este habría dicho en una entrevista en el exterior:  “ahora sí soy de otro país”.

El Parlamento estaba solicitando a Martelly y su gabinete la documentación que avale la nacionalidad haitiana, a lo que estaba dispuesto Garry Conille, pero  se opuso el presidente haitiano durante varios meses.

No fue hasta este viernes, 9 de marzo, cuando Martelly mostró tres pasaportes haitianos, pero no al Parlamento, sino a los medios de comunicación, ante la presencia de monseñor Pierre André Dumas (representante de la Plataforma Religiosa para la Paz) y el embajador de Estados Unidos en Haití, Kenneth Merten, quien dijo en la actividad: “no es norteamericano, es haitiano“, lo que para los haitianos es una intromisión, pues –según ellos- eso sólo le corresponde decirlo a instituciones haitianas.

Esto porque la constitución haitiana es clara: ningún funcionario puede tener otra nacionalidad además de la haitiana. Inmediatamente adquiere otra nacionalidad, automáticamente pierde la haitiana. Esta es una de las patas de la crisis que enfrenta Martelly.

Para DP esta disposición constitucional sobre la nacionalidad limita el desarrollo de Haití:

Porque en un periodo de crisis, la gente sale a prepararse, pero después no puede regresar a trabajar allá. Eso está mal… ahora, yo estoy aquí, y yo quiero ser ciudadano dominicano para poder estudiar y trabajar tranquilo, entonces mañana, dentro de veinte años, yo regreso a Haití, y un tipo preparado no puedo trabajar. Hay que cambiar eso”.

¿Una crisis instigada por Préval o su grupo?

Cuando le preguntamos a DP si detrás de todos estos frentes que tiente abiertos Michell Martelly estarían metidas las manos del recién salido presidente René Préval, como se rumora, éste le resta importancia a una posible influencia del ex mandatario, aunque no del todo, porque precisamente la política haitiana no cuenta con un sistema de partidos. Y eso puede ser positivo como negativo para Martelly.

No hay partidos políticos en Haití, son agrupaciones de personas por razones históricas ni siquiera sus nombres los define como partidos. Sólo la agrupación de Mirlande Manigat (la contendora de Martelly) se puede decir que es un partido”.

El joven dijo que lo que domina la política haitiana son grupos de intereses.

Sin embargo, lo peor de todo, es que en medio de esta crisis o de otra que pudiera venir, “en Haití no hay una figura emblemática que diga yo soy el líder”, dijo convencido DP.

Publicidad Pagada

anuncie