Publicado en: 06/02/2012

Precios de entrada hace que aficionados dominicanos muestran desinterés por la Serie del Caribe

serie-del-caribe-2012-republica-dominicana-despertar-dominicanoSANTO DOMINGO, RD.- Los aficionados dominicanos no parecen aún muy contagiados con el ambiente que se respira alrededor de la Serie del Caribe que inició el jueves en Santo Domingo con los equipos campeones de las ligas invernales de México, Venezuela, Puerto Rico y República Dominicana.

Algunos fanáticos consideran que la serie final local fue muy “agotadora” ya que se extendió al máximo de nueve partidos y esto agotó el “presupuesto” personal destinado al béisbol.

Otros entienden que tradicionalmente el aficionado dominicano no es muy dado a respaldar la Serie del Caribe debido al aumento en el precio de las boletas y a que el conjunto campeón modifica su nómina para hacer hueco a los refuerzos y esto “desfigura” la novena.

“Pienso que la Serie no es como antes, ahora casi no participan jugadores estelares como hace poco y uno como que se siente de alguna manera burlado por esto”, dijo a Efe Wilfredo González, un ingeniero que, sin embargo, aguardaba en una corta fila para adquirir boletas para los juegos de hoy.

Las entradas para presenciar los partidos se obtienen desde los 5 dólares (unos 200 pesos moneda local) en las gradas más alejadas del diamante, hasta los 70 dólares (unos 2.800 pesos) en los asientos más exclusivos y confortables del estadio Quisqueya, un parque donde han jugado estelares como Felipe Alou, Juan Marichal o Pedro Martínes.

El campeonato de béisbol profesional es el evento más exitoso del deporte dominicano, pero aún adolece de serias limitaciones en su aspecto organizativo en detrimento de los aficionados que cada temporada acuden masivamente a respaldarlo.

“Mira, con la Serie del Caribe sucede que sus organizadores piensan que todos los países son iguales y aplican unos parámetros de precios que para nosotros son difíciles de aguantar”, explicó Juan Tomás Lanfranco, un vendedor de 43 años.

Específicamente, este aficionado se quejó no solo de los precios de las boletas sino del que impera en los productos de consumo como los alimentos y las bebidas.

“Fíjate en algo”, dice muy seriamente, “la gente que no viene a la Serie son los que llenan las gradas, los que pagan las boletas menos caras, pero esto se debe a que muchas de las otras boletas, las que cuestan más, son adquiridas por empresas privadas y entidades del Gobierno que las regalan a quienes les parece”.

Una opinión un tanto diferente fue la que emitió el empleado privado Emilio Kury, quien afirmó que a los aficionados dominicanos no les gusta que si su equipo sale campeón en la pelota local les cambien a sus jugadores favoritos por otros refuerzos.

“Yo, por ejemplo, soy ‘escogidista’ y me gusta que los jugadores que le dieron el campeonato al equipo tengan la oportunidad de jugar también en la Serie del Caribe, ahora mismo la gerencia del equipo no se involucró mucho en eso de tantos cambios, pero como quiera varios jugadores no podrán jugar mucho porque otros ocupan sus lugares”, se quejó.

La anterior Serie del Caribe que se jugó en el Quisqueya fue en febrero de 2004, ya que la versión del 2008 se celebró en el estadio Cibao de Santiago (norte), la segunda ciudad en importancia del país.

La ‘Pequeña Serie Mundial’ se juega hasta el 7 de febrero bajo al organización de la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe.

Publicidad Pagada

anuncie