Publicado en: 24/06/2011

Policía siria mata a 14 manifestantes; la UE indignada por la represión

Policía siria mata a 14 manifestantes; la UE indignada por la represiónDAMASCO (AFP).- Catorce personas murieron este viernes en distintos puntos de Siria cuando las fuerzas del orden dispararon para dispersar manifestaciones, en una nueva jornada de protestas contra el régimen, cuya represión fue calificada de “indignante” por la Unión Europea.

Cinco personas murieron y seis resultaron heridas en Kesua, al sur de Damasco, indicó a la AFP Mohamad Enad Suleiman, miembro de la organización siria de derechos humanos, presente en el lugar.

En Damasco, según un militante también presente, otras cinco personas murieron y 25 resultaron heridas en el barrio de Barzeh.

Según la versión de la televisión siria, “hombres armados” mataron a tres civiles en Damasco y a un agente de policía en Kadam, a las afueras de la capital.

Desde el inicio del movimiento de protesta, el régimen culpa a “terroristas armados que siembran el caos”.

La policía también disparó contra manifestaciones celebradas en varios barrios de Homs (centro), causando tres muertos y unos veinte heridos, según un activista sobre el lugar. Según el Observatorio sirio de derechos humanos, otra persona murió en una localidad cercana a Homs.

El presidente del observatorio sirio de derechos humanos, Rami Abdel Rahman, indicó que “más de 30.000 personas se manifestaron en Deir Ezzor” (este), “unas 10.000 marcharon en la región de Idleb (noroeste) y miles más en otros puntos del país”, y añadió que hubo arrestos.

Como todos los viernes, miles de personas marcharon por las calles de varias ciudades después de la oración musulmana semanal para reclamar la caída del régimen.

Desde el inicio del movimiento contra el régimen del presidente Bashar al Asad el 15 de marzo, la represión se ha cobrado más de 1.300 muertos civiles, y más de 10.000 personas fueron arrestadas, según ONG sirias.

Ante la intransigencia de Damasco, la Unión Europea decidió este viernes acentuar su presión sobre el régimen, poniendo en tela de juicio su legitimidad, ante la represión “indignante” en curso.

Paralelamente, este viernes entró en vigor el tercer paquete de sanciones europeas contra Siria. Éstas conciernen a siete personas, entre ellas tres altos mandos de los Guardianes de la Revolución, el ejército ideológico del régimen islámico iraní, y a cuatro empresas.

Están acusados de estar “implicados en el suministro de material y asistencia para ayudar al régimen sirio a reprimir las manifestaciones”. Las sanciones consisten en una congelación de sus activos en Europa y en una prohibición de viajar al continente.

La agencia oficial siria Sana afirmó que “el ejército ha concluido su despliegue en los pueblos alrededor de Jisr al Shughur”, donde entró a comienzos de mes para eliminar a los “grupos armados”.

Huyendo de la llegada masiva del ejército, cerca de 11.800 sirios se refugiaron en las últimas semanas en Turquía, anunció el centro gubernamental turco de gestión de crisis. A ellos se añaden los alrededor de 5.000 que huyeron a Líbano.

Cientos de soldados sirios acompañados de tanques entraron el jueves por la mañana en el pueblo de Jirbet al Joz (noroeste), a menos de un kilómetro de la frontera con Turquía, según un militante pro derechos humanos.

Publicidad Pagada

anuncie