Publicado en: 28/07/2011

Pistas llevan a detener a dos criminales de guerra escondidos en Canadá

Vic Toews

Vic Toews, Ministro Federal de Seguridad Pública

OTTAWA, Ont. (EFE).- Las pistas e informaciones suministradas por los canadienses ya han ayudado a capturar a tres individuos de los que se sospecha son  cómplices y/o autores en crímenes de guerra o de crímenes de lesa humanidad.

Así lo confirmaron esta semana el Ministro Federal de Seguridad Pública Vic Toews y el ministro de Ciudadanía e Inmigración Jason Kenney.

El martes se reveló que Manuel De La Torre Herrera, nacido en Perú, fue encontrado en Toronto y ahora está bajo la custodia del Agencia Canadiense de Servicios Fronterizos.

Paralelamente se supo este lunes, que el hondureño Cristóbal González Ramírez, acusado por Canadá de ser un criminal de guerra, será expulsado del país el sábado 30 de julio.

Durante la vista de su caso, que tenía como objeto determinar si González Ramírez era puesto en libertad hasta el momento de su expulsión del país, el ciudadano hondureño declaró que nunca ha sido un criminal y que teme que las maras le maten tan pronto como llegue a Honduras.

Al final de la vista, el presidente del tribunal de la Comisión de la Inmigración y Refugio de Canadá, Marc Tessler, decidió mantener en detención a González Ramírez ante el riesgo de que intente huir nuevamente para evitar la orden de expulsión.

González Ramírez fue detenido el pasado viernes en Edmonton un día después de que Ottawa incluyera su nombre en un listado de 30 supuestos criminales de guerra que viven de forma ilegal en el país.

Los ministros nombrados arriba indicaron que según un reporte de la Agencia Canadiense  de Servicios Fronterizos (CBSA, por la sigla en inglés) se han estado recibiendo pistas e informaciones en la línea telefónica conocida como Border Watch Line  y también a través de autoridades asociadas en el resto del país.

Esto sirvió para detener a Arshad Muhammad de Paquistán, quien ahora está bajo custodia por parte de la CBSA.

Hay que anotar que las autoridades canadienses creen que en este mismo grupo hay siete personas de América Latina y el Caribe acusadas de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad que residen en el país y han solicitado la colaboración del público canadiense para su arresto.

Los individuos buscados por las autoridades canadienses han sido identificados como César Amilcar Chavarría Padilla (Guatemala), Manuel de la Torre Herrera (Perú), Cristóbal González Ramírez (Honduras), Francisco Manuel Hernández Hernández (El Salvador), Henry Pantoja Carbonel (Perú) y José Domingo Málaga Arica (Perú).

Ottawa identificó al supuesto criminal caribeño como el haitiano Mathurin Prince.

Las autoridades canadienses no han dado más información sobre los crímenes de los que están acusados las personas de Latinoamérica y el Caribe.

Los restantes integrantes de la lista dada a conocer por Toews está formada por individuos de Ghana, Congo, Somalia, la antigua Yugoslavia, Nigeria, Sri Lanka, Angola, Pakistán, Irak, Afganistán, Sudán y Argelia.

Toews afirmó que espera que la inusual decisión de dar a conocer estos nombres permita localizar a los individuos acusados de crímenes de guerra y expulsarlos del país.

“La ayuda que los canadienses le están dando a la Agencia de Servicios Fronterizos ha probado ir más allá de lo que esperábamos”, dijo Toews.

“Aquellos que hayan estado involucrados en crímenes de guera o crímenes de lesa humanidad no encontrarán en nuestro terriotrio un paraíso; serán localizados y deberán enfrentar las consecuencias”,  concluyó el ministro Toews.

Los ministros agradecieron al público por su asistencia y pidieron revisar el sitio web de la CBSA para estar actualizados al respecto de este tema. Recordaron que los ciudadanos no debería tomar acciones para detener a los buscados. Cualquier información debe ser reportada a   la ‘Border Watch Line’ en el teléfono 1-888-502-9060 y seguir enviando cualquier pista del paradero de estos individuos.

De otro lado, cabe anotar que Jorge Vinicio Orantes Sosa, un exmilitar guatemalteco acusado de participar en la masacre de la localidad guatemalteca de Las Dos Erres en 1.982, se encuentra detenido en la ciudad de Calgary (Canadá) a la espera de que un juez decida si es extraditado a Estados Unidos.

Sosa, nacionalizado estadounidense y canadiense, está acusado de comandar las fuerzas que perpetraron una matanza en la localidad guatemalteca de Las Dos Erres en 1982 y en la que murieron 251 personas, muchas de ellas mujeres y niños.

Las autoridades de Estados Unidos le acusan de falsedad a la hora de solicitar la nacionalidad estadounidense.

Publicidad Pagada

anuncie