Publicado en: 06/05/2011

Piñeiro responde a la hora justa

Joel PiñeiroBOSTON, (ESPN).- Con un partido difícil, ante uno de sus más duros rivales, y una serie pendiente contra el equipo más ganador de la liga este año, los Angelinos de Los Angeles necesitaban desesperadamente una buena presentación de Joel Piñeiro.

Y eso fue precisamente lo que le ofreció el derecho puertorriqueño el jueves en Fenway Park de Boston. Piñeiro lanzó 5.2 entradas en blanco y sus compañeros lo apoyaron con 18 imparables para guiar a los Angelinos a una victoria 11-0 en el último enfrentamiento del año entre ambos equipos.

Anaheim ganó los últimos dos choques de la serie, que dividieron 2-2, terminando 2-6 contra Boston en el 2011.

 

“Todo el crédito para los muchachos que pusieron las carreras bien temprano y me permitieron sentirme, sino más relajado, más confiado en el box”, dijo Piñeiro, quien permitió tres imparables y otorgó cuatro boletos en su segunda salida de la temporada.

 

Piñeiro (1-0, 0.71) ha permitido una carrera y siete hits en 12.2 entradas después de perderse los primeros 25 juegos de la temporada con una molestia en el hombro derecho. No ganaba un juego desde el 15 de julio del año pasado, cuando venció a Seattle con siete entradas de tres carreras, antes de ir a la lista de lesionados el resto de la temporada con una lesión en la caja toráxica.

 

Piñeiro, de 32 años, ha puesto foja de 11-7 y efectividad de 3.60 en 25 aperturas desde que firmó un contrato de dos años y $16 millones de dólares con Anaheim antes del 2010. Será agente libre en noviembre.

 

“Me sentí un poco más fuerte que en mi primera salida, pero necesito seguir mejorando mi localización para llegar más lejos en los partidos”, dijo Piñeiro. “El equipo necesitaba que estuviera mucho tiempo en el montículo después del largo encuentro del miércoles”, agregó.

 

“Fue un trabajo muy importante para nosotros”, dijo el manager Mike Scioscia. “Su mecánica está mejorando, enfrentaba una alineación bastante dura, estamos felices por sus primeras dos salidas”, agregó.

 

Anaheim ganó los últimos dos partidos de una serie de cuatro en su única visita programada al Fenway Park este año. Los Medias Rojas han ganado 15 de sus últimos 19 juegos contra los Angelinos y antes del choque del jueves los habían sobreanotado 107-54 desde el inicio de la temporada del 2010.

 

Menos de 12 horas después de vencer 5-3 en 13 entradas y cinco horas y media a Boston, los Angelinos montaron un show de fuegos artificiales contra tres lanzadores, incluyendo el abridor John Lackey, un ex-Angelino.

 

Anaheim vapuleó a Lackey (2-4, 7.16) con 10 hits y 8 carreras en cuatro entradas y terminó el cotejo con la segunda mayor cantidad de hits y carreras en la temporada. Los querubines conectaron 19 hits contra Kansas City el 3 de abril y anotaron 15 rayitas ante Texas el 19 de abril.

 

Lackey, quien tuvo marca de 102-71, 3.81 con los Angelinos en sus primeros ocho años en Grandes Ligas, firmó un contrato de $82,5 millones con Boston antes del 2010. Tenía 4-0, 2.45 (2-0, 3.86 en Fenway Park) contra Anaheim.

 

Entre Peter Bourjos, Erick Aybar, Howard Kendrick y Bobby Abreu, quienes alinearon de noveno, primero, segundo y tercero, se combinaron para batear de 22-12 con siete empujadas y seis anotadas. Aybar, quien se fue de 6-4 con dos robos y dos anotadas, empató su marca personal de imparables en un juego y Bourjos estableció una propia con cuatro anotadas.

 

Todos los abridores de Anaheim pegaron al menos un imparable. El antesalista venezolano Alberto Callaspo conectó dos dobletes y empujó dos carreras y el norteamericano Matt Trumbo bateó jonrón y remolcó dos.

 

“Esa es la clase de esfuerzo que marca un equipo”, dijo Scioscia. “Apenas horas después de jugar hasta las tres de la mañana, dormir poco, llegar temprano al estadio y antes de un viaje largo, salimos al terreno y pudimos pegar todos esos batazos ante un lanzador tan difícil”, agregó el capataz.

Los Angeles (18-14) aseguró al menos un empate en el primer lugar de la División Oeste, con Texas, antes dirigirse a casa para enfrentar por tres días a Cleveland, que lidera la Liga Americana en victorias.

“Pienso que ganando estos dos juegos en Boston, un equipo que nos había matado frecuentemente, nos da cierto ´momentum´ antes de jugar con Cleveland. Vamos más inspirados a la casa”, dijo Piñeiro.

 

El bateador designado David Ortiz lideró a los Medias Rojas con tres de los siete imparables que tuvo su equipo, subiendo su promedio de bateo a .295. Boston (14-17) recibirá a Minnesota el fin de semana para completar una estadía de 10 encuentros en casa.

 

El inicialista mexicano Adrián González se fue en blanco en cuatro turnos para dejar en 11 juegos su racha de partidos seguidos con al menos un imparable. El intermedista Dustin Pedroia, quien se ponchó cuatro veces el miércoles, no estuvo en la alineación abridora de los Medias Rojas.

Publicidad Pagada

anuncie