Publicado en: 08/11/2011

Otra mujer acusa Herman Cain aspirante a la presidencia de EEUU de manoseo

Herman-Cain

Herman Cain

NUEVA YORK (Reuters) – Una mujer acusó el lunes al aspirante a la nominación presidencial del Partido Republicano Herman Cain de tocarla bajo su falda en 1997, haciendo públicas denuncias de acoso sexual que pueden crear más problemas a su campaña.

Sharon Bialek dijo que Cain se propasó después de que cenaron juntos en Washington, cuando ella le pidió ayuda para hallar un empleo después de haber sido despedida por la Asociación Nacional de Restaurantes, que él dirigía.

Bialek, quien se identificó como republicana registrada y madre soltera de Chicago, dio cara pública a un creciente problema de la campaña de Cain.

El candidato de 65 años rápidamente negó las acusaciones de la mujer, y dijo que todas las acusaciones de acoso sexual contra él eran “completamente falsas”.

Bialek dijo que no había presentado una denuncia contra Cain, pero ahora se decidió a “dar cara y voz a esas mujeres” que no quisieron hacerlo público.

Otras dos mujeres habían presentado denuncias formales contra Cain cuando fue jefe de la asociación de restaurantes. Una de ellas dijo a través de su abogado la semana pasada que soportó una serie de abusos.

Bialek fue la primera mujer en aparecer en público y hacer una declaración ante un grupo de cámaras de televisión.

“Quiero que usted, Sr. Cain, se sincere y admita lo que hizo, admita que se comportó inapropiadamente con la gente y luego siguió con su vida”, dijo. “Sr. Cain, yo estoy con usted. Haga esto bien”, agregó.

Cain, un ex ejecutivo de pizzería sin experiencia en cargos políticos, ha sido líder en muchas encuestas de opinión en la carrera para convertirse en el candidato republicano a la presidencia, quien enfrentará al presidente demócrata Barack Obama en las elecciones del próximo año.

Bialek, quien apareció con la abogada de celebridades Gloria Allred, dijo que conoció a Cain en Washington para discutir el empleo después de que inicialmente lo conociera en una convención de Chicago.

Dijo que después de la cena, Cain le condujo hacia las oficinas de la Asociación Nacional de Restaurantes, luego estacionó cerca y, en el coche, le ofreció lo que Allred llamó su propia versión de un “paquete de estímulo”.

Publicidad Pagada

anuncie