Publicado en: 07/05/2011

Obama se reunió con fuerza especial que asaltaron complejo de bin Laden

Barack ObamaEE.UU., (AP).- Rebosante de orgullo, el presidente Barack Obama se reunió el viernes con los miembros de las fuerzas especiales que envió tras el líder terrorista Osama bin Laden, los honró y saludó en nombre de Estados Unidos y del mundo, con lo que coronó una semana extraordinaria para el país. “Un trabajo bien hecho”, declaró el presidente.

Obama se dirigió a unos 2.000 soldados después de reunirse en privado con el equipo de asalto completo — pilotos de helicópteros del Ejército e integrantes del comando especial de la Marina — que ejecutó la madrugada del lunes la peligrosa incursión en el complejo de bin Laden en Pakistán y mató al líder de al-Qaida. Sus identidades se mantienen en secreto.

En declaraciones dentro de un hangar lleno de entusiasmados soldados y bajo un calor sofocante, Obama dijo: “El líder terrorista que sacudió nuestro país el 11 de septiembre nunca volverá a significar una amenaza para Estados Unidos.”

 

Al-Qaida será derrotada, prometió desde este puesto del Ejército, cuyas fuerzas han sufrido fuertes pérdidas en una guerra de Afganistán que ha crecido bajo su supervisión.

 

Sin embargo, aparecieron nuevas alertas, lo que subraya la cautela de Obama, pues la lucha contra los terroristas aún continúa.

 

Los Talibán afganos dijeron que la muerte de bin Laden sólo levantará la moral de los insurgentes que luchan contra Estados Unidos y sus aliados de la OTAN. Al-Qaida prometió vengarse, confirmando por primera ocasión la muerte de bin Laden, con la advertencia de que “la felicidad (de los estadounidenses) se convertirá en tristeza.”

 

Soldados en Fort Campbell fueron cuidadosos de no celebrar la muerte de bin Laden, y en su lugar expresaron un sentido de orgullo profesional por el trabajo de las fuerzas especiales.

 

“No se ha terminado”, dijo el mayor Luis Ortiz, quien se encontraba en la Base Aérea de Bagram en Afganistán cuando Obama visitó a las fuerzas allí en diciembre. “Cortamos la cabeza de la serpiente, pero todavía se está moviendo.”

 

Obama calificó el ataque a Bin Laden como una de las operaciones militares y de inteligencia más exitosas en la historia de Estados Unidos, y dijo que había venido para dar las gracias en persona. El vicepresidente Joe Biden se unió a Obama en una reunión con los miembros de la misión y después salió a decirlo sin rodeos: “Recién pasamos un tiempo con los participantes en el asalto que hizo caer a bin Laden”.

 

La aparición de Obama aquí culminó una reacción de una semana a la desaparición del líder de al-Qaida, desde la Casa Blanca, al lugar donde estaban las Torres Gemelas en Nueva York, a Fort Campbell, sede de la famosa División 101 Aerotransportada. La división ha sido parte integral del plan de guerra de Obama en Afganistán, y muchos de sus equipos de combate han regresado recientemente de períodos de servicio en el país asiático.

 

La semana le dio un impulso político y emocional al presidente; él, por su parte, hizo un llamado a la esquiva unidad que no ha podido alcanzar durante la mayor parte de su mandato en un divisivo Washington.

Publicidad Pagada

anuncie