Publicado en: 11/05/2011

Obama se burla de postura republicana sobre inmigración

Barack ObamaEL PASO, Texas, (AP) — El presidente Barack Obama, quien busca los votos de los hispanos y ambiciona una reforma migratoria largamente frustrada, visitó el martes la frontera con México y declaró que ésta es más segura que nunca.

Obama aseguró que su gobierno ha respondido a las preocupaciones de los legisladores republicanos, quienes quieren que se refuerce la seguridad en la frontera con México antes de mostrarse dispuestos a analizar una reforma amplia de inmigración.

Justo en la frontera, Obama se mofó de la postura de los republicanos. Dijo que “nunca están satisfechos” y que siempre cambian las condiciones sobre lo que se necesita para mejorar la seguridad en la frontera.

 

“Quizás ellos dirán que necesitamos un foso lleno de agua, o caimanes en ese foso”, dijo.

 

Obama añadió que las medidas tomadas hasta ahora están dando resultados.

 

Aprovechó su discurso en El Paso, Texas, para presionar al Congreso a fin de que trabaje con él en un plan para dar a millones de indocumentados una vía que les permita obtener la ciudadanía.

 

En un día cálido, muy lejos de Washington, Obama dijo a un público amigable en la ciudad fronteriza que depende de los votantes pedir al Congreso aprobar la legislación que abra una vía a la ciudadanía para 11 millones de indocumentados.

 

Esa postura permitió también que el mandatario dejara claro que son los republicanos y no él quienes han impedido que se apruebe la ley migratoria. En un momento en que se acerca la campaña para buscar la reelección, Obama quiere dar ese mensaje claro a los votantes latinos, quienes han condenado las deportaciones colectivas realizadas por su gobierno durante su primer año en el cargo.

 

“Les pido que sumen sus voces a a esto”, dijo Obama en El Paso. “Necesitamos que Washington sepa que hay un movimiento por la reforma, el cual cobra fuerza de costa a costa. Así es como haremos que esto se logre”.Barack Obama

 

Señaló también que los indocumentados deben acatar la ley, pues sus acciones hasta ahora han constituido una “burla” de todos aquellos que tratan de inmigrar legalmente.

 

Tratando de ganar apoyo público para una legislación que los congresistas republicanos no quieren aprobar, Obama dijo: “La pregunta es si aquellos que la rechazaron en el Congreso previamente están ahora listos para regresar a la mesa y terminar el trabajo que nosotros iniciamos”.

 

Obama además adecuó su argumento a los momentos actuales, apoyando su posición sobre la reforma de inmigración en términos económicos. Argumentó que la clase media se beneficiaría de sacar a los indocumentados de la economía subterránea y al aprovechar las habilidades de los inmigrantes educados en universidades estadounidenses.

 

Los republicanos rebatieron la argumentación de Obama en el sentido de que la frontera ha sido asegurada de manera efectiva y lo acusaron de jugar con la ideología política con la intención de atraer al electorado hispano, cada vez más creciente, de cara a los comicios del 2012.

 

Los republicanos controlan la Cámara de Representantes, y no parece haber en el Capitolio ningún apetito por la reforma integral que quiere Obama, la cual ofrecería un camino a la ciudadanía indocumentados que se encuentran en el país.

Publicidad Pagada

anuncie