Publicado en: 23/07/2012

Muere el disidente cubano Oswaldo Payá, “seguidores piden investigación”

Oswaldo-Paya

Oswaldo Payá

El disidente cubano, Oswaldo Payá, líder del Movimiento Cristiano Liberación y Premio Sajarov de DD.HH. del Parlamento Europeo murió ayer en un accidente de tráfico.

Payá, de 60 años de edad, perdió la vida en la tarde de ayer en un accidente automovilístico, aún sin aclarar, en la provincia oriental de Granma, a 800 kilómetros de La Habana. También murió el activista opositor Harold Cepero, y resultaron heridos dos políticos europeos que viajaban junto a ellos, Ántel Carromero, miembro del Partido Popular español, y el sueco Jens Aron Modig. La hija de Payá, Rosa María, asegura que hay testigos que vieron un automóvil de policía que quiso sacarlos de la carretera. Hablamos con Regis Iglesias, Portavoz del Movimiento Cristiano Liberación en España.

“Es un hecho de que el régimen está tratando de eliminarlo físicamente”, dijo Regis Iglesias, portavoz del Movimiento Cristiano Liberación en España, después de conocer la noticia de la muerte del disidente cubano, Owaldo Payá.

“El pueblo de Cuba quiere una nueva vida; quiere poder entrar y salir libremente del país, algo que no es un derecho en Cuba. Quieren poder hablar sin miedo”. afirmaba hace casí un año, Oswaldo Payá en la siguiente entrevista que el disidente concedía a RNW.

Usted ha pedido que se convoquen sin dilación elecciones libres, porque dice que es evidente que los cubanos quieren cambios verdaderos. Y estos cambios que se están haciendo en Cuba, y que son aceptados por sectores de la comunidad internacional, no son a su juicio cambios verdaderos.

Yo creo que la comunidad internacional está bastante desorientada de lo que está ocurriendo en Cuba, porque por ejemplo, se ha dado permisos para tener algunas cafeterías en las casas, pero no se ha hecho cambios que beneficien al trabajador. A millones de trabajadores, el salario de un mes no les alcanza para comer cuatro o cinco días. Es una desproporción tremenda. Y el sector económico más importante, y más importante humanamente, son los trabajadores. Pero el pueblo de Cuba quiere algo más que poder vender frituras en la calle.

El pueblo de Cuba quiere una nueva vida; quiere poder entrar y salir libremente del país, algo que no es un derecho en Cuba. Quieren poder hablar sin miedo. Y yo les pregunto a todos nuestros hermanos de Latinoamérica: los grandes procesos de cambio que se han producido en Latinoamérica, se han producido en estos últimos años, a partir de procesos democráticos, de elecciones libres, donde los pueblos han podido señalar los cambios que quieren. ¿Ustedes creen que los cubanos somos diferentes? Decimos, “ya es la hora de darle la voz al pueblo”, que no se especule más, porque el pueblo cubano está sufriendo la desigualdad, sufriendo la represión, el miedo. Entonces, no más teorías. Que se le de la voz al pueblo en elecciones libres y democráticas.

El Movimiento Cristiano de Liberación, que usted lidera, Sr. Payá, ha dicho también que advierte a todos los gobiernos e instituciones del mundo, que el cambio del pueblo de Cuba es sólo del pueblo de Cuba, y que rechazan cualquier violencia entre cubanos y toda injerencia o intervención extranjeras. ¿Hay mucha intervención extranjera en Cuba en estos momentos?

Mire, durante años, muchos sectores políticos en el mundo de izquierda, a los que respeto, porque izquierda no quiere decir comunista, aunque hay muchos que piensan que las dictaduras de izquierda son buenas, y las dictaduras no son de izquierda ni de derecha: son dictaduras. En Cuba el Gobierno no permite ni partidos de izquierda ni de derecha. Sencillamente, el partido es un grupo de generales que gobierna a nuestro pueblo a través del Partido Comunista. Hay que entender esto. Pero se habla constantemente de la posible intervención de Estados Unidos, de la posible agresión, e inclusive hay quienes han estado haciendo comparaciones entre Cuba y otros países.

El pueblo de Cuba ha sufrido mucho. Este régimen ha sembrado muchas diferencias y mucho odio entre cubanos. Nosotros, a través de los años, hemos promovido la reconciliación, como lo han promovido también las iglesias. Esos son procesos que se están dando a nivel de pueblo, más allá de la opresión y el lenguaje de odio que mantiene el régimen y sus medios de comunicación. Por lo tanto, este proceso de liberación incluye la reconciliación entre cubanos. Pero lo que sí advertimos, y voy a hacer la comparación porque otros la han hecho, que Cuba no es un país dividido en tribus, y esto no lo digo con desprecio, ni Cuba es un país que quiera resolver sus problemas con enfrentamientos sangrientos dentro del pueblo.

Y mucho menos con intervenciones militares extranjeras. El camino de Cuba es pacífico, y es entre cubanos. Eso queremos decirlo con toda claridad para que nadie haga comparaciones, y para que se conozca nuestro espíritu y el espíritu del pueblo. Ahora, otra cosa es la solidaridad. Todos los latinoamericanos, todos los que en el mundo pueden escuchar esta emisora ahora, sí son llamados por nosotros a la solidaridad con el pueblo de Cuba en su demanda pacífica de elecciones libres y de derechos, porque también somos seres humanos. Entonces, no se puede confundir la solidaridad humana y política con la intervención, que no queremos de ninguna manera.

Señor Payá, y con esto voy a concluir: usted sabe que hay una diferencia fundamental entre el pedir y el dar. Yo no veo, para serle franco y muy directo, al Gobierno cubano accediendo sin dilaciones a elecciones libres en Cuba.

Es verdad que el Gobierno cubano está cerrado, porque se comporta como una oligarquía que tiene muchos privilegios, y que está conservando su poder totalitario por encima de todo. Pero nosotros sabemos que eso lo vamos a lograr a partir de la propia demanda del pueblo. Ese es nuestro desafío, sin dejar de llamar a las personas que gobiernan, que también son cubanos. Lo que no podemos hacer es desalentarnos, autosilenciarnos, ya que nos quiere silenciar por el miedo, y no hacer nada, solo porque el Gobierno no quiere.

Precisamente porque el Gobierno no quiere, es que el pueblo de Cuba lleva 52 años sumergido en la opresión, sin poder expresarse. Y nosotros, como lo hicimos con el Proyecto Varela, estamos llamando a los ciudadanos para que pacífica y cívicamente apoyen esta demanda que dice “dar al pueblo lo que es del pueblo”: sus derechos y elecciones libres. Muchas gracias a Radio Nederland y a usted, señor Zepeda, por abrirme esta ventana, aunque sea con el ruido que nos están introduciendo, pero tengo la esperanza de que llegue el mensaje.

Seguidores piden investigación

Los seguidores del opositor cubano Oswaldo Payá, muerto el domingo cuando el auto en que viajaba chocó contra un árbol, demandaron este lunes al gobierno cubano “una investigación transparente” del suceso, mientras una hija del disidente negaba que se tratara de un accidente.

“Las circunstancias de estas muertes no han sido esclarecidas y están abiertas todas las hipótesis. Por lo tanto demandamos a la Junta Militar cubana una investigación transparente”, dijo el Movimiento Cristiano Liberación (MCL) en un correo electrónico enviado a la AFP.

El texto, firmado en Madrid por el portavoz del MCL, Regis Iglesias, un ex prisionero político cubano, llama “a todos los amigos solidarios con la causa de la liberación de los cubanos que se mantengan alertas y apoyándonos en esta demanda”.

Por su parte, una hija del disidente, Rosa María Payá, puso en duda la versión oficial, afirmando que “esto no es un accidente”.

“Las informaciones que nos llegaron de los muchachos que iban en el carro con él es que había un auto intentando sacarlos de carretera, embistiéndolos en todo momento, así que pensamos que esto no es un accidente, que les querían hacer daño y terminaron matando a mi padre”, dijo la hija del opositor, en una declaración reproducida por el diario El Nuevo Herald de Miami.

La hija no pudo ser contactada por la AFP porque viajó el domingo a la zona del accidente en la provincia de Granma, sureste de la isla.

Payá, un ingeniero de 60 años y líder del MCL, alcanzó notoriedad en mayo de 2002 cuando en vísperas de la visita a Cuba del ex presidente estadounidense Jimmy Carter (1977-1981) entregó al Parlamento cubano 11.020 firmas en respaldo a una iniciativa suya para cambios políticos llamada “Proyecto Varela”, que fue desestimada por el régimen.

Las autoridades cubanas dijeron que Payá murió cuando el auto en que viajaba con tres acompañantes hacia Bayamo, 744 km al sureste de La Habana, perdió el control saliéndose de la vía y chocando contra un árbol.

En el impacto también murió el activista del MCL Harold Cepero y resultaron heridos el español Angel Carromero y el sueco Jens Aron Moding

Publicidad Pagada

anuncie