Publicado en: 29/11/2010

Modelo Dominicana podrá ser condenada a 15 años de prisión

Anivia Cruz Dilworth

Anivia Cruz Dilworth (Foto de archivo)

NUEVA JERSY, EE.UU..- Anivia Cruz Dilworth prometía glúteos como los de J.Lo O Beyocé inyectándole pegamentos en los glúteos a varias compatriotas.

La fiscalía del condado de Essex en Nueva Jersey informó que un gran jurado presentó  cargos contra una modelo dominicana por practicar la medicina sin licencia y causar serios daños a varias mujeres a las que inyectó bótox, entre otras cosas.

Prometiéndoles que les pondría sus glúteos mejores que los de Jennifer López, Beyonce o Kim Kardashian, la modelo dominicana Anivia Cruz Dilworth, usó medicamentos falsos, como el Botox, pega para sellar tuberías de baños e inodoros, el pegamento “Crazy – Glue” y otros procedimientos falsos para estafar a por lo menos seis compatriotas suyas a quienes dejó infectadas por mucho tiempo. Todas las víctimas son también dominicanas.

El fiscal adjunto del Condado Essex en New Jersey, Pedro Sepúlveda, anunció que Cruz ha sido formalmente acusada de tres cargos por practicar la medicina sin licencia, poner en riesgo las vidas de sus víctimas y les aseguró que las inyectaría

con la sustancia profesional conocida como “hidro – gel”, pero en vez de eso, la acusada les puso sellador de silicona, el mismo material usado para tapar tuberías en bañeras.

También selló los puntos de inyección con el producto “Krazy Glue”, la cual se usa para pegar plásticos, cartones, metales y otros materiales duros.

“Ella tomó las vidas de esta jóvenes en sus manos”, agregó el funcionario judicial, anunciando que por cada uno de los cargos, Cruz, enfrenta hasta cinco años de cárcel. Dijo que hasta el momento, sólo tres mujeres han firmado acusaciones contra la modelo, pero se espera mas victimas en los próximos días.

El nueve de diciembre, la modelo de 28 años de edad, deberá comparecer en la corte del condado para ser instruida oficialmente de los cargos. El fiscal manifestó que algunas de las víctimas, están tan devastadas por las infecciones que han corroído parte de sus cuerpos, que rehusaron hablar en sus lechos de los hospitales donde fueron internadas.

“De ninguna manera, la justicia aceptará que alguien que no sea médico o tenga la suficiente capacidad para hacerlo, se aproveche de sus víctimas y mucho menos cobrarles dinero”, expresó el fiscal Sepúlveda.

Explicó que Cruz les cobró una fracción del precio normal de esas operaciones que oscila entre $10.000 a $15.000, pero a sus víctimas les descontaba $650 y $1.200. “Sin embargo, ese bajo precio ha tenido uno de los costos más altos en las vidas de esas mujeres, algunas de las cuales tuvieron que ser internadas con infecciones graves y ahora necesitan cirugías múltiples”.

Publicidad Pagada

anuncie