Publicado en: 19/07/2019

Merkel se solidariza con las cuatro congresistas atacadas por Trump

La canciller alemana Angela Merkel en Berlín

BERLIN, (EFE).- La canciller alemana Angela Merkel ha criticado por racistas las declaraciones del presidentes estadounidense, Donald Trump, contra cuatro congresistas demócratas y mostrado su solidaridad con ellas. “Me distancio con toda claridad de ese ataque y me siento solidaria con esas mujeres”, declaró la canciller en la rueda de prensa con la que cada año marca el inicio de sus vacaciones de verano.

Merkel afirmó que el ataque de Trump transciende lo personal pues se dirige a la esencia misma del país y a lo que hace América fuerte. “La fuerza de ese país radica una población de distintas nacionalidades y culturas, en su diversidad”, afirmó.

Trump atacó el domingo a cuatro congresistas demócratas de diferentes razas y las instó a volver a sus países de origen en vez de decir al país más poderoso de la Tierra cómo gobernarse. Se refería a las integrantes del llamado “squad” demócrata -escuadrón- por su activismo y choques constantes con el bloque republicano. Tres de esas mujeres -Alexandria Ocasio-Cortez (de origen puertoriqueño), Ayanna Pressely (afroamericana) y Rashida Tlaib (de padres palestinos) nacieron en Estados Unidos. Sólo la somalí Ihlan Omar llegó a país como refugiada.

No es la primera vez que Merkel critica a Trump, pese a la vocación trasatlántica canciller. Las diferencias entre ambos son notorias y no sólo en cuanto a valores democráticos, sino también en asuntos de política internacional.

Merkel reiteró su rechazo al abandono unilateral de Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán, pacto que la Unión Europea, Rusia y China, intentan preservar. “En todo acuerdo hay dos partes y cuando una se retira, la situación, lógicamente cambia”, constató la canciller.

Aún así, Merkel exhortó a Irán respetar los compromisos del pacto en tanto que no todos los firmantes se han retirado. “Sería bueno que Irán enviara a la comunidad internacional una señal de buena voluntad”, señaló.

TENSIÓN EN ORMUZ

Respecto a la escalada de la tensión entre Estados Unidos e Irán, embrión belicoso que ha repuntado en las últimas horas con el supuesto derribo de un dron iraní en el estrecho de Ormuz, Merkel se declaró “muy preocupada” y pidió una solución diplomática. Recordó que la situación en Oriente Próximo es en sí misma explosiva y achacó a Irán su parte de responsabilidad. “Ejerce influencia en Siria, su actitud respeto a Israel es inaceptable y vemos con mucha preocupación lo que está ocurriendo en Yemen”.

Respecto a la Unión Europea, Merkel reiteró que el Brexit sigue siendo el desafío más acuciante y en ese sentido valoró positivamente la disposición mostrada por la presidenta designada de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, de estirar el calendario de salida.

“Si el Reino Unido necesita más tiempo, hay que dárselo”, subrayó Merkel, aunque puntualizando que “sólo si es a petición del Reino Unido”.

Uno de los principales escollos a resolver es la situación de la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte, cuestión a la que Merkel se refirió como la “cuadratura del círculo”.

“El acuerdo del Brexir ha sido negociado con mucho cuidado. El previsto ‘backstop’ es sólo la expresión del hecho de que no se ha encontrado una solución. En el momento en que haya un acuerdo comercial entre las dos Irlanda, el problema desaparecerá”, dijo.

La canciller no entró en la hipótesis de un nuevo referendo o cómo serían las relaciones entre Bruselas con un posible Boris Johnson como primer ministro, porque “no voy a inmiscuirme en asuntos internos” y porque “pase, el Reino Unido seguirá siendo un socio importante”.