Publicado en: 04/07/2011

Los reformistas y las posiciones de Morales y de Aristy Castro

LA SALIDA : Los reformistas deben recordar que en política cuando no hay salida, se busca una ajena. Los campesinos del Cibao, que son sabios, dicen que  “el que no puede tirarse, se jondea”. Los medios no averiguaron mucho e informaron que la posposición de la asamblea del pasado domingo fue el resultado de un acuerdo entre Carlos Morales y Amable Aristy Castro.

Pero ni Morales y mucho menos Aristy Castro han confirmado lo que hasta ahora es una especie. Incluso, peregrina. Los demás dirigentes, para no quedar de feos, siguen la corriente.

Si la prensa lo dice, la prensa lo sabrá. ¿Cómo se explica que haya un acuerdo entre Morales y Aristy Castro para desmontar la asamblea y no para llevarla a cabo? Si el asunto es tan simple ¿por qué ninguno de los dos admite la versión y se termina la confusión? La idea que se acepta de tanto decirla u oirla es que el affaire tiene origen en la candidatura presidencial. Que Morales y Aristy Castro estarían luchando a muerte por encabezar la boleta reformista…

EL SOSTÉN
Esa explicación se hunde sola, pues no se sostiene en el agua y tampoco en el viento. Carlos Morales no lucha a muerte por nada, y mucho menos por la candidatura presidencial reformista.

Si como se viene diciendo, la modalidad de asamblea de delegados fue decidida para favorecer a Morales ¿por qué no se coronó el pasado viernes? Si los otros aspirantes la habían protestado, era porque se sentían en desventaja, incluyendo a Amable Aristy Castro.

Que se sepa, Morales no se inscribió, y nadie ñtampocoñ lo hizo a su nombre. Pudo haberse inscrito y la asamblea haberlo escogido candidato, si como se había adelantado era un designio.

Aparentemente Morales no está muy convencido del proyecto ni de la hora. Nadie advierte que quiera comerse el mundo, como es el ánimo de los decididos al poder. Como que se resiste, y siente de cerca lo que otros ven a distancia: que hay un núcleo importante de dirigentes que quiere llevarlo casi a empujones a un matadero. ¿De qué desconfía Morales, de sus posibilidades o de sus colaboradores?

TAMPOCO ÉL
Las aspiraciones de Amable Aristy Castro tampoco están claras, incluso se le atribuyó en un tiempo ser promotor de la candidatura de Morales. Después de un fracaso tan estrepitoso como el sufrido en el 2008, sería un descaro pretender de nuevo, o tan pronto.

Además de que ahora sus handicaps son mayores. No solo tiene casi perdida la Liga Municipal Dominicana, sino que el Depreco es una espada que pende sobre su cabeza como algo más que una amenaza.

Lo que Aristy Castro necesita es una mampara que lo salve, y la candidatura no podría hacerlo, puesto que la auditorÏa o el expediente de la Cámara de Cuentas lo descalifica. Si no es que lo coloca en situación sub j?dice.

De ahí que su desafío no sea la candidatura o la presidencia, sino el Consejo Nacional de la Magistratura, al que intentó pertenecer por las buenas y ahora por las malas. Aristy Castro piensa que si forma parte de ese órgano, su propia autoridad lo hace inalcanzable para los jueces de las jurisdicciones privilegiadas, que son las deberían juzgarlo por su condición de senador de la República…

LAS PUERTAS
La posposición de la asamblea de delegados del Partido Reformista Social Cristiano del pasado viernes, no está clara. Las versiones no se sostienen por sí mismas, y los propios interesados no saben a que atenerse.

Aunque debe reconocerse que con Carlos Morales y Amable Aristy Castro de por medio los acotejos se hacen difíciles. Dicen que Aristy Castro como el ratón muerde y sopla, pero que Morales se aguanta las ganas y se rebela ante las sutilezas. Desde fuera se ven otros matices. Por ejemplo, que en esta lucha interna pesan mucho las influencias de fuera.

Que hay dificultades entre reformistas, pero no por razones propias, sino por inclinaciones y compromisos. Los reformistas no tienen salida, ni hacen diligencias por buscarla. No hay interés ni tampoco entereza.

El poeta Machado hablaba de hacer camino al andar, pero los reformistas son perezosos y se acostumbraron a que el maná caiga del cielo. Las salidas posibles, por tanto, corresponden a puertas ajenas, y tal vez no sean puertas, sino ventanas, o pequeños agujeros. Se acusan entre sí, y parecen divertidos, a pesar de que todos tienen el brillo de la traición en los ojos…

NOTA: Ilustrar con fotos de la Casa Nacional reformista, Carlos Morales y Amable Aristy Castro…

Publicidad Pagada

anuncie