Publicado en: 13/07/2011

Los rebeldes libios cometen violaciones de derechos humanos (HRW)

Rebeldes libios rumbo a Bir Ayid, a unos 90 km de Trípoli

Rebeldes libios rumbo a Bir Ayid, a unos 90 km de Trípoli

BENGAZI, Libia (AFP) – Los rebeldes libios han cometido incendios, saqueos y abusos de civiles en su ofensiva contra Trípoli a partir de Djebel Nafusa (oeste), acusó este miércoles Human Right Watch.

La organización de defensa de los derechos humanos “ha presenciado algunos de estos actos, interrogó a testigos en otros casos y habló de esos abusos con un comandante rebelde”, declaró la organización en un comunicado.

La organización indica que esta violaciones de derechos humanos se produjeron en junio y julio, hasta la semana pasada, cuando los rebeldes llevaban a cabo su ofensiva a partir de Djebel Nafusa, región montañosa situada al sur de Trípoli.

“En cuatro ciudades capturadas por los rebeldes en los montes Nafusa estos últimos meses, los combatientes rebeldes y sus simpatizantes han saqueado bienes, han quemado ciertas viviendas, saqueado hospitales, casas y comercios, y han golpeado a personas sospechosas de apoyar a las fuerzas gubernamentales”, escribe HRW.

“Los jefes rebeldes tienen el deber de proteger a los civiles y sus bienes, en particular los hospitales, y sancionar a quien practique el saqueo y otros abusos”, declara HRW.

Un comandante rebelde de la región, que la organización identifica como coronel El Moktar Firnana, admitió que se cometieron abusos y algunos combatientes y simpatizantes fueron castigados.

“Si no hubiéramos dado instrucciones, la gente habría quemado hasta el último de estos pueblos”, declaró el responsable, citado por HRW, que precisa que dos de estos pueblos alberga a una tribu cercana al coronel Gadafi.

“Al Awaniya y Zawiyat Al Bagul son pueblos de la tribu de los Mesheshiya, conocida por su fidelidad al gobierno libio y a Muamar Gadafi”, indica HRW.

Según testimonios recabados por HRW, al menos un civil resultó herido en bala en un pie por los rebeldes.

En el bastión rebelde de Bengazi (este), el Consejo Nacional de Transición (CNT, dirección de los rebeldes) declinó responder a las preguntas sobre la realidad de estas violaciones de derechos humanos.

Tras varias semanas de estancamiento del conflicto, los insurgentes lanzaron una ofensiva el miércoles pasado a partir de las montañas de Djebel Nafusa, oeste de Libia y apuntan ahora contra los cerrojos estratégicos para atenazar Trípoli al sur y al oeste.

Estas acusaciones podrían afectar a la imagen de los rebeldes, que combaten el régimen de Gadafi, en el poder desde hace casi 42 años, en nombre del respeto de los derechos humanos y de las libertades, y cuentan con el respaldo de los occidentales y de la ONU.

Francia, que admitió recientemente que lanzó armas ligeras en paracaídas en Djebel Nafusa, prolongó su compromiso en Libia mediante una votación parlamentaria que contó con la aprobación de mayoría y oposición.

Publicidad Pagada

anuncie