Publicado en: 13/03/2012

Los planes del PLD; posición de Amable y el error del 2010

editorial-despertar-dominicanoPARALELO.- No se entendió nunca porque en La Guerra del Golfo las fuerzas de la coalición fueron detenidas a 150 kilómetros de Bagdad y no les permitieron ocupar todo el territorio de  Irak y acabar con el régimen de Saddam Hussein, si una década después lo invadieron y culminaron con la muerte del dictador.

Tampoco se entendió porque el  PLD detuvo el avance del Bloque Progresista  en Higuey, en las  elecciones de medio tiempo, si ahora no encuentra manera de conciliarse con Amable  Aristy Castro, el protegido de entonces. El partido morado pudo haber conseguido las 32 senadurías y no solo 31 en el 2010, si le hubiera dado a Aristy Castro el mismo tratamiento que a los candidatos del PRD. Dicen que con dos o tres furgones m‡s, el entonces secretario general de la Liga Municipal Dominicana dejaba de ser historia. Le tomaron pena o hicieron uno de esos raros negocios políticos que ahora llaman “acuerdo del desacuerdo ” y sobrevivió a una derrota  segura. Si no ordenan un oportuno retiro de tropas, como a Norman Schwarzkopf en Bagdad, no existieran las actuales preocupaciones…

LAS CONDICIONES.- Ahora tendrán que volver sobre sus pasos e invadir a Higuey para destronar a Amable Aristy Castro, que cree que su señorío es eterno. El PLD tiene en papeles el propósito de ganar en las 32 provincias, y dicen que  es un deseo del presidente Leonel Fernández, quien cuando asume un reto sabe como alcanzarlo. Aristy, si le garantizó a Hipólito MejÏa Higuey, va a tener que fajarse como nunca, pues no debe olvidarse que sus medios ya no son los de antes  y que sus seguidores solo responden a la mano que da. El hizo del clientelismo costumbre, y la costumbre se convirtió en ley. No tiene en sus manos la Liga Municipal Dominicana, no maneja nómina, y se comenta que su familia le tiene negado que use su fortuna personal, mucho m‡s si es para favorecer a un tercero, por muy amigo que pueda ser del candidato del PRD. Queda la posibilidad de que los costos sean compartidos, ya que a MejÏa le conviene que Aristy Castro esté en condiciones de echar el pleito. Lo suyo es demostrar que tiene reales influencias entre reformistas, y la franquicia cuenta con los fondos de la Junta Central Electoral…

LAS SIMPATÍAS.– Amable Aristy Castro es ñ sin dudas ñ el dirigente reformista con mayores  simpatÏas entre sus compatriotas o la población en general, hablando en términos individuales. Sin embargo, hay que recordar que con su candidatura a la presidencia el caudal reformista se encogió tanto que desde entonces se le considera una fuerza minoritaria. Un cuatro por ciento es menos que el ocho por ciento de Eduardo Estrella o el veinticuatro por ciento de Joaquín Balaguer, e incluso el quince por ciento de Jacinto Peynado. ¿Cuánto podría aportar a la causa de Hipólito MejÏa? De seguro que no el cuatro por ciento del 2008, y menos el casi seis por ciento del 2010. La idea es que atraiga m‡s que la franquicia, que ñ además —  estará en juego en las elecciones del 20 de mayo. La campaña del PRSC deberá ser ingeniosa, como fue la del “ Súmate ”, aunque se supone que ahora se hará el trabajo que no se hizo entonces. La  de Aristy Castro a favor de MejÏa debe serlo doblemente, pues al tiempo que induce al voto, deberá provocar confusión. Los reformistas estarán luchando en territorios ajenos…

LA GENTE.–  No obstante, será interesante la  competencia entre el vota tres de Carlos Morales y el vota uno de Amable Aristy Castro. Hipólito MejÏa dice que espera con los brazos abiertos al senador de Higuey y al parecer está creando muchas expectativas al respecto. Su  alegría se explica, pero no se justifica que sobreestime las fuerzas de su aliado, pues podría estarse confiando en un respaldo vano. A menos que quiera engañarse  y engañar a los suyos. No hay reformistas suficientes para hacer tres concentraciones, como anunció Aristy Castro en Nueva York, y en caso de que las hicieran sería con perredeÏstas. Una gorra y una camiseta hacen de un hombre o de una mujer miembro del partido que se quiera. Incluso, el propio Aristy Castro estaría perdiendo la perspectiva. Las consultas que lleva a cabo en el país y en el extranjero ponen en evidencia la precariedad de sus acólitos. ¿ Cómo es posible que en Santiago, donde haría una de sus manifestaciones, y después de José Enrique Sued haber hecho público su apoyo a MejÏa, no lograra reunir ni cuatrocientas personas ? Ese escrutinio debió haber sido entre miles…

Publicidad Pagada

anuncie