Publicado en: 08/01/2011

“Los niños aprenden lo que viven”

Bárbara Cantisano, directora de Central Avenue Bilingüal Preschool dice  sobre cómo los padres pueden enseñar compasión en sus hijos.

“Para tener compasión, primero hay que tener empatía”, asegura la directora.

Al ponerse en los zapatos de los demás, se puede entender el dolor de la otra persona y luego tratar de aliviar sus penas.

“En la escuelita hacemos un ejercicio al respecto. Cuando uno de sus compañeritos ha faltado a clases porque está resfriado, les preguntamos a los demás qué pueden hacer para hacerlo sentir mejor.

Ellos vienen con ideas variadas, como escribirle una cartita o hacerle una sopa”, dijo Cantisano quien comenta las respuestas de los pequeños son la muestra de lo que viven en casa con sus padres.

El poder del ejemplo
“El niño aprende lo que vive”, dice Cantisano por lo que recomienda en primer lugar, que los padres les den tiempo de calidad a sus hijos para que ellos se sientan cuidados y llenos de amor, el cual luego ellos mismos darán a los demás.

En la escuelita los niños aprenden también a tomar acciones que demuestren su buen corazón como el programa llamado “Christmas Child”, donde padres e hijos preparan una caja con regalitos para luego entregárselos a otros niños que tienen menos que ellos.

Los niños también aprenden compasión cuando junto a sus compañeros de clase o sus padres y hermanos en la casa cuidan la tierra por medio del reciclaje.

Compasión
Además del aprendizaje del lenguaje, del cognitivo y el motor, también está el social y emocional y en ésta última área cuando los niños aprenden a autoconocerse y relacionarse con otros, nace la empatía y la compasión.

“Los niños aprenden respeto por ellos mismos y por los demás. Al empezar a compartir juguetes, tiempo de atención de los maestros, de los padres, también se dan cuenta que no están solos y que los demás también necesitan lo que ellos tienen”, dijo Cantisano.

Fuente: lanoticia.com

Publicidad Pagada

anuncie