Publicado en: 19/07/2011

Los mercados esperan todo de la cumbre de la última oportunidad

Evangelos Venizelos

Ministro de Finanzas griego Evangelos Venizelos

PARÍS (AFP) – Los mercados financieros, atrapados en la tormenta de la crisis de la deuda en la Eurozona, han puesto todas sus esperanzas en que los dirigentes europeos adopten, el jueves en la cumbre de Bruselas, como mínimo un plan de ayuda duradero para Grecia y avances hacia un mayor federalismo en Europa.

La idea de una reunión extraordinaria de dirigentes europeos se gestó la semana pasada, antes de decidir finalmente la fecha del 21 de julio.

Y es que, como destacan la mayoría de los analistas consultados, “la casa arde”.

Los mercados están convencidos de que Grecia no podrá honrar sus compromisos y lo peor, es que el problema se propague como reguero de pólvora a España e Italia, lo que sin duda sacudiría los cimientos de la Eurozona.

Para Bruno Cavalier, economista jefe de Oddo Securities, “el riesgo de contagio a países que son “demasiado grandes para ser salvados” obligan a los dirigentes europeos a tener resultados. Pero ¿cuáles?

Jean-Louis Mourier, economista de mercado de la agencia de corretaje Aurel BGC, considera que es difícil saber qué quieren en realidad los mercados y que hay que “distinguir entre lo que pueden esperar y lo que está sobre la mesa”.

Se barajan varias opciones, como la recompra de la deuda griega, una tasa a los bancos o el reescalonamiento, mientras en el centro del debate sigue el tema del ‘default’ o quita de la deuda.

“Los mercados no esperan una solución milagro”, subraya Mourier.

Una opinión que coincide con la de la canciller alemana, Angela Merkel, quien advirtió el martes que no hay que esperar una “decisión espectacular” el jueves en Bruselas.

Es cierto, pero los mercados esperan como mínimo que se salve a Grecia, con un segundo plan de ayuda después del otorgado hace poco más de un año, dice Mourier.

“El mínimo vital si se quiere calmar al mercado es la recompra de la deuda”, ya sea por el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FESF), o dando los medios a Grecia, subraya por su parte Jean-François Robin, estratega del mercado de obligaciones de Natixis.

Queda el nivel de implicación del sector privado y sobre todo de los bancos, una incertidumbre que ha arrastrado a los valores bancarios estos últimos días.

Los bancos alemanes y franceses han han puesto el grito en el cielo sobre la posibilidad de que se les imponga una tasa para salvar a Grecia…

En todos los casos, los analistas de la Société Générale Cross Asset Research temen que “los numerosos inversores que esperan medidas rápidas puedan verse decepcionados”.

Según ellos, los dirigentes europeos podrían reunirse de nuevo en septiembre para definir los detalles del plan, sobre todo, en lo que respecta a la intervención del FESF, cuya aplicación probablemente llevaría varios meses.

Hasta el Fondo Monetario Internacional (FMI) criticó este martes a la zona euro por no tener un “plan de acción coherente” y advierte que podría tener “un desenlace totalmente imprevisible”, dadas las debilidades del sector bancario.

Y es que más allá del caso de Grecia, los mercados están a la espera de una gobernanza económica de Europa más eficaz, dice Jean-François Robin, que es, a su juicio, la única forma de garantizar sobre la supervivencia de la Eurozona.

El estratega baraja, por ejemplo, la creación de un ministerio de Finanzas europeo, más federalismo presupuestario y la creación de eurobonos, préstamos europeos comunes destinados a financiar los diferentes países de la Eurozona.

Bruno Cavalie excluye, no obstante, “soluciones radicales”, salvo “sorpresa colosal”.

De cualquier forma, se necesitará una solución “sólida que parezca creíble” con el fin de permitir un “enorme cambio en los mercados”, dice Mourier.

Esto supondría que los intereses que pagan los títulos griegos, portugueses o irlandeses caigan a niveles más racionales.

Publicidad Pagada

anuncie