Publicado en: 05/05/2011

Los Gigantes dan penan con su pobre bateo

Bruce BochyNUEVA YORK, (AP).- Una broma sobre los Gigantes dice que harían bien en reactivar a Willie Mays. Sin bateo, repetir como campeones de la Serie Mundial le está costando demasiado a San Francisco. “Estamos muy mal y eso lo sabemos”, dijo el manager Bruce Bochy en un cándido diagnóstico de los Gigantes.

Al comenzar la jornada del miércoles, la ofensiva San Francisco se encuentra en el penúltimo lugar entre los 16 equipos de la Liga Nacional. Penúltimos en carreras anotadas (106) y en porcentaje de embasado (.296).

De gira en la costa Este frente a rivales mediocres como Pittsburgh, Washington y los Mets de Nueva York (equipos con marca por debajo de .500), los Gigantes han sufrido tres blanqueadas.

“Pueden echarle la culpa a la ofensiva… No estamos haciendo nada y en eso inclúyanme. Todos andamos mal. Yo soy el peor”, dijo el primera base Aubrey Huff, cuyo jonrón en la décima entrada ante los Mets el martes sirvió para un triunfo y quebrar una racha de 20 turnos seguidos sin batear de imparable.

La salvedad en medio de la ineptidud ofensiva era el tercera base venezolano Pablo Sandoval, quien bateaba para .313, cinco jonrones y 14 impulsadas hasta que se fracturó la muñeca derecha.

Después de un declive en 2010, que provocó que tuviese un papel secundario en la postemporada, Sandoval era el gran signo de interrogación al iniciar la campaña, cuando sólo se hablaba sobre su pérdida de peso. Ahora, lo echarán de menos entre cuatro y seis semanas.

Esto ha forzado a Bochy a realizar un ajuste nada apetecible, como poner al dominicano Miguel Tejada en la antesala y a Mike Fontenot _un suplente_ como torpedero.

Tejada, quien vino en reemplazo de Edgar Renteria _el Más Valioso de la Serie Mundial_ apenas batea para .200 y su alcance en el campocorto ya era objeto de cuestionamientos.

El gerente Brian Sabean acompaña a los Gigantes en su gira actual y con él estaba Lou Piniella, ahora como asesor del equipo.

Ambos bien pudieron ver el desempeño de José Reyes, el campocorto dominicano de los Mets que en el juego del martes se embasó en sus seis viajes al plato con tres hits y tres boletos.

Es un Reyes en todo su esplendor, sin lesiones y que está en el último año de su contrato.

Más telegrafiado no puede ser. Si los Gigantes tienen prospectos, comunicarse con los ejecutivos de los Mets para pactar un canje por Reyes podría ser la solución.

San Francisco (14-15) necesita una bujía para encarar el resto de la campaña, que de todas formas sólo lleva un mes de trámite, y se encuentra a sólo cuatro juegos atrás de los Rockies de Colorado, líderes en el Oeste de la Liga Nacional.

Hay que recordar que, a esta altura hace un año, los Gigantes no hacían mucho ruido e incluso llegaron a la mitad de temporada con una marca de 41-40.

“Esto apenas comienza. Es un tiempo malo y falta mucha pelota”, dijo Tejada en una conversación con AP.

Aunque no formó parte de los campeones de 2010, el primer título de la Serie Mundial desde la mudanza de la franquicia a San Francisco en 1958, Tejada avista en los Gigantes la personalidad de un equipo irreverente.

Poco antes del estiramiento previo a un partido, se puede ver al cerrador Brian Wilson _el de la tupida barba y el corte de pelo ‘Mohawk’_ y al as Tim Lincecum jugando dominó.

“Son jóvenes, se divierten mucho, pero respetan el juego”, dijo Tejada.

Todavía mantienen varias de las características del año pasado.

-Su rotación abridora (Lincecum, Matt Cain, Jonathan Sánchez y Madison Bumgarner) sigue siendo estupenda, aunque apenas sólo han ganado uno de sus 12 últimas salidas. Y ese ganador fue Ryan Volgesong, un lanzador que ha pasado la mayor parte de su carrera en las menores y que fue llamado tras la lesión de Barry Zito.

-No han dejado de ser un conjunto acostumbrado a los juegos de infarto. Veintidós de sus 28 partidos este año han sido decididos por tres o menos carreras, líderes en las mayores. El año pasado la cifra fue de 115 de 162.

A la espera de refuerzos para más adelante, Bochy pregona la necesidad de jugar con soltura.

“Lo que les pido es que se relajen, pero que al mismo tiempo sepan hacer ajustes. Somos mejores que esto, podemos rendir mejor. Tenemos que hacer cosas básicas como sacar bases por bolas, producir con hombres en posición de anotar”, afirmó.

Publicidad Pagada

anuncie