Publicado en: 01/07/2011

Los Duques de Cambridge inician en Canadá su vida oficial como pareja

El duque y la duquesa de Cambridge conversan con jóvenes voluntarios canadienses junto al primer ministro de Canadá, Stephen Harper (i)

El duque y la duquesa de Cambridge conversan con jóvenes voluntarios canadienses junto al primer ministro de Canadá, Stephen Harper (i)

TORONTO, Ont. (EFE).- Los duques de Cambridge, el príncipe Guillermo y Catalina Middleton, iniciaron ayer en Ottawa su vida oficial como pareja con la primera visita al extranjero desde su boda y en uno de los países, Canadá, en el que, un día, el hijo de la princesa Diana será rey.

Decenas de miles de personas se agolparon en las calles de la capital canadiense, Ottawa, para dar la bienvenida a la fotogénica pareja real británica en su primera jornada de su visita oficial a Canadá que ha sido etiquetada por el Gobierno canadiense bajo el título de “Avanzando juntos hacia el futuro”.

Los duques de Cambridge llegaron a Ottawa de forma puntual, a las 18.00 GMT, procedentes de Londres en un avión de la Fuerza Aérea canadiense y fueron recibidos en el aeropuerto internacional de la capital canadiense por altos funcionarios del país.

El baño de multitudes del príncipe Guillermo y Catalina empezó cuando, tras la ceremonia de llegada, la pareja real se acercó al Monumento Nacional de la Guerra a depositar una ofrenda floral a la Tumba del Soldado Desconocido.

El príncipe Guillermo y Catalina charlaron con los veteranos de guerra canadienses situados alrededor del monumento y posteriormente empezaron a recorrer las vallas que contenían a la multitud, muchos de ellos niños, para estrechar manos y charlar con sus súbditos.

Posteriormente, la pareja se dirigió a la residencia del gobernador general del país, David Johnston, que ejerce la función de Jefe de Estado en representación de la reina Isabel, la abuela del príncipe Guillermo.

En los jardines de la residencia de Johnston, Guillermo pronunció su primer discurso oficial, aunque breve, ante miles de personas que se agolpaban en los jardines.

El duque de Cambridge empezó sus palabras en francés, uno de los dos idiomas oficiales del país, ante las delicias de gran parte del público y, siguiendo la tradición de su abuela cuando visita el país, dividió a partes iguales su discurso entre inglés y francés.

“Muchas gracias por su cálida bienvenida”, dijo el príncipe Guillermo, que incluso se permitió bromear sobre la calidad de su francés al afirmar que “mejorará de ahora en adelante”.

Catalina Middleton no pronunció ningún discurso ni está previsto que realice alguna intervención pública durante su estancia en Canadá.

Pero la duquesa de Cambridge realizó su propio guiño al país a través de su vestimenta.

Al subir en Londres al avión que la transportó a Canadá, Catalina lució una chaqueta azul diseñada en Canadá. Cuando descendió por la escalerilla en Ottawa, la esposa del príncipe Guillermo había cambiado de ropa, pero volvió a repetir con un elegante vestido del diseñador de Montreal Erdem.

El gesto de “Kate” no ha pasado desapercibido, especialmente cuando más de 1.300 periodistas están acreditados para seguir en Canadá la “Gira Real 2011”.

Aunque los canadienses no parecen que necesiten gestos especiales de la pareja británica.

Una encuesta dada a conocer poco antes de la llegada de los duques de Cambridge reveló que dos tercios de los canadienses consideran que la pareja real mantendrá la monarquía como una institución relevante en Canadá.

Y, ahora, una mayoría de canadienses, un 52 % según la encuesta realizada por Ipsos Reid, está en desacuerdo con la idea de convertir a Canadá en una República cuando la reina Isabel muera. Hace sólo un año, la cifra era 10 puntos inferior.

Pero es a nivel nacional. En la provincia de Québec, adonde la pareja se desplazará el 2 y 3 de julio, los sentimientos antimonárquicos son más fuertes.

La encuesta, realizada entre el 20 y 27 de junio con 1.016 entrevistas y un margen de error del 3,1 %, señala que el 67 % de los habitantes de la provincia francófona quieren que Canadá deje de ser una monarquía.

Las autoridades canadienses prevén que los nacionalistas quebequeses protagonicen protestas cuando el príncipe Guillermo y Catalina visiten el ayuntamiento de la ciudad de Québec el 3 de julio.

Pero antes de eso, hoy, el día de la Fiesta Nacional de Canadá, la escena será muy distinta en los alrededores del Parlamento nacional en Ottawa.

La policía canadiense dijo hoy que espera alrededor de medio millón de personas en la ceremonia a la que asistirán los duques de Cambridge para celebrar el aniversario del nacimiento de Canadá como país independiente, la mayor multitud en su historia.

Publicidad Pagada

anuncie