Publicado en: 25/01/2012

Los cubanos abusan del Viagra pese a control médico de la isla

medicos-cubanos-viagra

Mariela Castro Espín (c), presidenta del Comité Organizador del VI Congreso Cubano de Educación, Orientación y Terapia Sexual, participa con el ministro de Educación cubano, Miguel Diaz Canel (d), y el ministro de salud de la isla, Roberto Morales Ojeda (i), el lunes 23 de enero del 2012, en la inauguración del Congreso en La Habana.

LA HABANA, Cuba, (AFP).- Los cubanos abusan del Viagra para aumentar su potencia sexual, pese a que muchos no lo necesitan y a que su venta está controlada en la isla, dijeron este martes a la AFP expertos que participan en un congreso de sexología.

“Llegan a la consulta pacientes que incluso tienen contraindicado el Viagra, pues padecen de cardiopatías isquémicas, y que lo compran en la calle (en el mercado negro) y lo toman”, explicó el sexólogo cubano Generoso Torres.

“A uno le dije: no te doy la receta médica, porque te vas a morir”, añadió Torres, quien abordó el consumo del Sildenafil -nombre genérico del Viagra- en el tratamiento de la disfunción eréctil en el VI Congreso Cubano de Educación, Orientación y Terapia Sexual, que se desarrolla esta semana en la capital.

Sobre el “uso y abuso del Sildenafil” también alertó la sexóloga cubana Haydée Wong, quien destacó que tiene pacientes que “vienen a la consulta no solamente para la obtención de la rigidez (del pene), sino para potenciarla”.

“¿Qué se ha visto? Que se ha hecho una dependencia casi crónica de este medicamento y que el paciente no logra satisfacer a su pareja de una forma más erótica”, añadió Wong.

El sexólogo Jesús Ferrer dijo que al asegurar “el mejoramiento sexual del hombre”, el Viagra lo hace sentir “más protegido”, pero que su uso indiscriminado no es “un fenómeno exclusivo de Cuba”.

En la isla, que produce su versión del Viagra desde 2008, el fármaco se vende en las farmacias a cinco centavos de dólar la tableta, pero con una tarjeta de control que se emplea con diversos medicamentos que requieren prescripción médica.

No obstante, el Sildenafil y otros fármacos de su tipo, como el Tadalafil, de acción más prolongada, por lo que es apodado la ‘droga del fin de semana’, son introducidos ilegalmente en la isla y vendidos en el mercado negro a uno o dos dólares la dosis.

El principal experto en sexología de Cuba, Ramiro Fraga, que también participa en el Congreso, alertó en octubre sobre una demanda “significativa” en la isla de cirugías para alargar el tamaño del pene.

En esa ocasión, Fraga recomendó a los jóvenes abstenerse de operar su miembro con ese fin, y en contrapartida, aprender a “operar” con él.

El Congreso, organizado por el Centro Nacional de Educación Sexual, que dirige la sexóloga Mariela Castro, hija del gobernante Raúl Castro, también aborda la experiencia cubana en implantes de prótesis de pene.

Publicidad Pagada

anuncie