Publicado en: 28/09/2011

Los anti-Gadafi llaman una vez más a la OTAN a intensificar sus ataques

soldado-anti-gadafi

Un soldado del CNT corre junto a un fuego cerca de Bani Walid

BANI WALID, Libia (AFP) – Los combatientes del nuevo régimen libio llamaron una vez más este miércoles a la OTAN a intensificar los ataques para terminar con la resistencia de las fuerzas leales a Muamar el Gadafi en Sirte y Bani Walid, dos bastiones del derrocado líder, donde han sufrido fuertes bajas.

En el vasto oasis de Bani Walid, situado 170 kilómetros al sur de Trípoli, las fuerzas de las nuevas autoridades se preparaban para lanzar una nueva ofensiva un día después de unos enfrentamientos donde tuvieron once bajas. Entre las víctimas figura un comandante anti-Gadafi, muerto en la noche del martes al miércoles.

Dau al Salihine Jadak, que comandaba el frente norte de Bani Walid, murió cuando un cohete dio de lleno en su automóvil, declaró a la AFP Abdalá Kenchil, un responsable local del Consejo nacional de Transición (CNT). “Murió dentro de Bani Walid cuando se dirigía a la zona de los combates”, declaró Kenchil, precisando que Jada era uno de los principales comandantes que participaba en la batalla de Bani Walid.

Oriundo de Bani Walid, en 1993 Dau al Salihine Jadak había desarrollado acciones hostiles al régimen de Muamar Gadafi que le valieron su encarcelamiento durante 18 años. No fue liberado hasta febrero, con motivo de la revuelta popular que derrocó finalmente al dirigente libio actualmente prófugo. Esta baja es un duro golpe para los combatientes del CNT, que enfrentan una enconada resistencia de las tropas pro-Gadafi, sin conseguir avanzar.

“La OTAN está presente pero no interviene bastante. Le dan a los lanzacohetes con los que (los pro-Gadafi) nos disparan pero son inmediatamente reemplazados: necesitamos más ayuda de la OTAN”, explicó a la AFP Walid Jaimej, un capitán de las fuerzas del CNT. Desde finales de marzo, la OTAN dirige una coalición internacional de intervención en Libia, bajo mandato de la ONU para proteger a la población civil víctima de la represión del régimen de Gadafi.

Este último se encuentra en paradero desconocido desde la caída de su cuartel general en Trípoli, el 23 de agosto, y es objeto de un mandato de detención de la Corte Penal Internacional (CPI) por presuntos crímenes contra la humanidad. Interpol difundió un aviso de búsqueda internacional.

La ciudad costera de Sirte, de 70.000 habitantes, está asediada desde hace varios días por combatientes del CNT, que anunciaron haber tomado el control del puerto el martes.

Por su parte, la OTAN denunció el martes una grave degradación de la situación humanitaria para los civiles de Sirte y de Bani Walid. Según la ONU, la situación de decenas de miles de habitantes que han huído de las dos ciudades es también preocupante.

En el plano político, en Bengasi (este), se anunció la formación de la Reunificación Nacional por la Justicia y la Democracia (RNJD), un partido político que apunta a instaurar un Estado basado en el derecho y la descentralización. Por el contrario, el CNT anunció que la formación de un gobierno de transición, postergada varias veces debido a diferencias internas, sólo tendrá lugar una vez que la totalidad del país esté bajo su control.

Publicidad Pagada

anuncie