Publicado en: 06/09/2012

Legado del gobierno saliente en RD

Edgar-MarcanoMega-infraestructura estática para todos y cada uno de los sectores difícil por su cuantia y tamaño para prender, arranque, operación y puesta en marcha, como un componente mas de su farahonica obra cuasi totémica, es su gran legado emulador del perinclito y del Dr., suponemos que conforme a una agenda de desarrollo y a los objetivos del milenio.

Magnifica infraestructura de atención primaria a pesar de la oposición del empresariado, en debate con ellos, quienes acaparan todos los recaudos de la seguridad, en farra de medios diagnósticos, ahora la ética de nuestros galenos no es la hipocrática, sino la pecuniaria.

Carecemos de personal idóneo y cultura de calidad para operar el sistema. Instalaciones, para referimientos tenemos, tras la inversión de miles de millones de dólares. Carecemos de consultorios, mientras nos sobra la frecuencia de tollo en tollo de la gobernanza saliente.

Amplia red vial a lo largo y ancho de nuestra geografía, carreteras nuevas y remodeladas atraviesan la media isla, en una tejida sin precedentes, misma suerte corren nuestros caminos vecinales y de penetración. Mismo pasa con las presas y sistemas de riego.

Mercados y plazas publicas comerciales en provincias y municipios, fronteras y el Distrito, higiénicas, amplias e higienizadas para la distribución de los productos comestibles, en una amplia y funcional infraestructura. Asignación de parte de esos bienes en entredicho, mercaderes apuntando presionar al entrante, inventarios falseados, ignorando el dossiere original de bienes, desdeñan los contratos de adhesión y condiciones de construcción.

Bibliotecas y centros de tecnologías de la información, todo un semillero de novedades e innovaciones, se extienden en nuestras comunidades en un auge, vigor y florecimiento de las bellas letras y bellas artes, campus universitarios y sus extensiones remodeladas.

Falta terminar el metro y faltan escuelas por un tubo y siete llaves, el deterioro de aulas es grande, mismo su ausencia e infraestructura de planteles escolares, pues parecen no presentar el atractivo relumbron de los tótems de los megaproyectos urbanos.

Un país endeudado hasta la tambora, pero su mayor tótem es su fabulosa obra constructiva,  el 45% de los ingresos estatales esta comprometido para los servicios de la eterna deuda externa, como si emuláramos a Grecia. Amenza de devaluación, déficits y desde ya ha arrancado la campaña del 2016.

El conciliábulo se ensaña contra la ingesta de los pobres, artillería, infantería, armada y todos los poderes facticos asedian a los salamis, los pollos, las pacas y todos los magros bienes elementales de los pobres, en contraste con el glamour de las bailarinas de las patanas y las quinceañeras, angelitas redivivas de la Era, se olvidan hasta de la solemne fecha de fundación de Santo Domingo.

Los nuevos príncipes, con desparpajo trataron de limitar y opacar la transición, con sus practicas despóticas, en todo, basta ver las imagenes mediaticas, asi como el ritmo sinárquico de nuestro Jet Set.

FMI exige rigorosos controles, recuperar la base tributaria, elevar la presión del 13% al 18%, reduciendo exenciones, romper el esquema de asimetría, entre sectores, mismo las iniquidades y distorsiones.

Tras seis reformas fiscales, en una farra de nueve años, tenemos un régimen tributario insostenible, con exenciones del orden del 6% del PIB, amplia brecha intersectorial, es hora de hacer una reingeniería fiscal, reducir los incentivos y eliminar las exenciones.

FMI, con calma, con calma, cojelo con calma, vete despacito, no me montes velocidad, que no me gusta, pues los cambios se hacen despacio, han de hacerse y deben ser graduales.

Autor: Edgar Marcano

Me puedes seguir en: clic Twitter

Publicidad Pagada

anuncie