Publicado en: 10/08/2011

Las piedrecitas del gobierno en el zapato de Danilo Medina

EL GENIO.- El comportamiento del director de la CAASD es de genio. Decidir subir la tarifa del agua en momentos en que la popularidad del gobierno andaba por los suelos, era una iniciativa que de seguro iban a aplaudir todos los candidatos de oposición.

En particular, el principal, Hipólito Mejía. Ese alza, como era fácil saber, sería aplicada a quienes pagan el servicio, los pendejos de siempre, que viene y sucede que pertenecen a la clase media.

Los zonzos se preguntan, pues les falta inteligencia para ser agudos de pensamiento ¿Por qué Freddy Pérez iba a tomar esa medida ahora y no cuando andaba recogiendo firmas para la reelección del presidente Leonel Fernández? Si lo hacía ahora y no entonces, no hay dudas de que la intención era afectar la candidatura de Danilo Medina. Era colocar la clase media en su contra, cuando este sector, aquí y en el resto del mundo, es la fuerza que pone en jaque a los gobiernos y decide el futuro poder de los partidos.

La población con el grito en el cielo por los altos precios de los alimentos, sin olvidar los combustibles, ni la energía eléctrica, etc., en tanto  él, de agorero, se le antojaba cobrar más cara el agua…

LA DORMIDA.– Que no venga Freddy Pérez con la simulación de que la medida no era de su entera responsabilidad, de que la CAASD cumpliría un compromiso con el BID. Pues este organismo no estaba en campaña ni le correspondía cuidar los intereses políticos de ningún sector o aspirante. Esto, sin embargo, no podría decirlo él, que era un hombre de partido y estaba obligado políticamente a promover al candidato del PLD.

Además, no solo preocupaba el alza, de por sí una provocación, sino los niveles. No bastaba con dar, había que hacerlo dureza, de manera que dejara marca. Se hablaba de casos en que se superaba el cincuenta por ciento. Es decir, que el director de la CAASD tenía su propia agenda de campaña, como también el ministro de Industria y Comercio. Sus decisiones aumentan o fundamentan el pliego de demandas de los grupos populares.

En la próxima protesta, cuando dieran razones, de seguro que citarían las nuevas tarifas del agua. La suerte de Danilo Medina, durmiendo con el enemigo, es una pesadilla…

EL APOYO.– Como puede verse, el potencial apoyo del gobierno al nominado del PLD no será tan fácil como se propaga en algunos círculos de opinión. Con las adhesiones personales no ha habido problemas, y la integración en el PLD fue casi automática. Las reglas son del partido y no del candidato. Lo que tiene que hacer es juramentar los comandos, y Danilo Medina arrancó y se parará el 26 de este mes, en la víspera de su proclamación.

El problema son las políticas oficiales, que deben ser llevadas adelante sin consideraciones de campaña. Los funcionarios ñunos que otrosñ querrían ir más lejos, pero hay decisiones que tardan y sin las cuales no pueden hacer más. No son las individualidades, sino el gobierno en su conjunto que tiene que asumir el nuevo talante.

Dicen que en el año 2008, el presidente Leonel Fernández, en medio de la campaña electoral, pidió a los comerciantes, a la chita callando, que fueran comedidos con los precios, pues sabía que las alzas afectarían sus posibilidades. Ellos buscaron la manera,  y se conocen los resultados…

LAS PIEDRECITAS.–  ¿Haría el presidente Leonel Fernández igual petición a los comerciantes para favorecer al candidato de su partido, a Danilo Medina? No hay dudas que las alzas de precios de los últimos días son escandalosas y que la reacción de la gente por ahora es propia del tiempo electoral: esperar al gobierno en la bajadita para cobrarse políticamente.

El candidato Hipólito Mejía lo sabe y va a sacarle todo el millaje al problema, como lo hizo con él Leonel Fernández en el 2004. Ahora, como si se tratara de una dulce venganza, hará las preguntas: ¿Quién te subió el pollo, quién te subió el arroz…? De manera que se trata de una muerte anunciada. ¿Podría evitarla el jefe de Estado? Dicen que el gobierno sirve hasta para remedio si uno se lo unta.

Acaba de salvarlo de la imprudencia de Freddy Pérez, el director de la CAASD, y el pretendido aumento de las tarifas del agua. Si hay voluntad, si esa es la decisión, él sabe cómo hacerlo, pues hay cosas que aprendidas una vez no se olvidan nunca. Son muchas otras las piedrecitas del gobierno en el zapato de Medina que el presidente Fernández podría sacar…

Publicidad Pagada

anuncie