Publicado en: 08/08/2011

Las grandes potencias se movilizan para evitar un derrumbe bursátil el lunes

Bolsa-Wall-streetPARÍS (AFP).- Dirigentes políticos y banqueros centrales de las principales economías del mundo trabajaban este lunes para encontrar una solución consensuada que impida un nuevo derrumbe de las bolsas tras la baja de la nota de la deuda de Estados Unidos por parte de Standard and Poor’s el viernes.

A pocos minutos de la apertura de los mercados asiáticos, los ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales del G7 se comprometieron a “adoptar todas las medidas necesarias en apoyo de la estabilidad financiera y el crecimiento”, frente al “aumento de la tensión en los mercados financieros”.

Además, los siete países más ricos (Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Francia, Alemania, Japón, Italia) acordaron cooperar para contrarrestar los movimientos demasiado bruscos en los mercados financieros provocados por la deuda de los países europeos y la degradación de la nota de Estados Unidos.

Estas medidas fueron bien recibidas poco después por la presidenta del FMI, Christine Lagard, ya que consideró “contribuirá a mantener la confianza en la economía global”.

Por su parte, Japón, que compra en abundancia bonos del Tesoro de Estados Unidos, siguió considerándolos “como un producto muy atractivo” pese a que la agencia Standard & Poor’s (S&P) degradó el viernes su calificación de AAA a AA+, una sanción inédita desde la creación de la agencia en 1941.

Esta medida responde a los “riesgos políticos” relacionados con la enorme deuda pública estadounidense, que supera los 14,5 billones de dólares.

Sin embargo, el Tesoro de Estados Unidos cuestionó la decisión, poniendo en duda la “integridad” de la agencia. Según la institución, S&P cometió un “error de dos billones de dólares” en las proyecciones de déficit presupuestario hasta 2021. El domingo el secretario del Tesoro Timothy Geithner dijo que S&P cometió un “terrible error de juicio”.

Poco después la Bolsa de Tokio abría en baja de 1,40%, con el índice Nikkei 225 de valores destacados perdiendo 130,21 puntos a 9.169,67 puntos.

Horas antes de la apertura de las bolsas en Asia, el G7, el G20 y el Banco Central Europeo (BCE) multiplicaron sus contactos y conferencias telefónicas de urgencia sobre la crisis de la deuda del euro y la catarsis provocada por la degradación de la nota crediticia de Estados Unidos.

El presidente francés Nicolas Sarkozy y la canciller alemana Angela Merkel pidieron el domingo una “aplicación rápida y completa de las medidas anunciadas” por Italia y España para salir de la crisis de su deuda soberana.

Sarkozy y Merkel reiteraron el domingo “su compromiso de aplicar plenamente” las medidas del acuerdo sobre la zona euro concluido en Bruselas el 21 de julio, según una declaración conjunta difundida por el Eliseo.

Los primeros mercados en reaccionar fueron las bolsas de Oriente Medio y el Golfo Pérsico, que acusaron el golpe.

La Bolsa de Israel cayó un 7%, Abu Dhabi perdió 2,53%, Dubai retrocedió un 3,69%, Bahrein descendió un 0,33% y Omán se dejó un 2,08%. El sábado, la Bolsa saudí se desplomó un 5%.

Sin embargo, muchos expertos temen que los principales mercados se desplomen este lunes.

El ex presidente de la Reserva Federal estadounidense (Fed), Alan Greenspan, aseguró que el descenso de los mercados seguiría “un tiempo”, aunque consideró que es “difícil decir” si el lunes habrá una debacle en las bolsas mundiales.

Los países del G20, que reúne a las principales economías del planeta, mantuvieron el domingo una conferencia telefónica de urgencia sobre las crisis de la deuda y la degradación de la nota de Estados Unidos, informó el viceministro surcoreano de Economía, Choi Jong-Ku.

Publicidad Pagada

anuncie