La marcha de la estrategia no es la estrategia de la marcha

Nuestra democracia no está en peligro, solo se lidia por el cambio de mando de la cleptocracia, esta eterna pesadilla, tiene al pueblo atónito y humillado, enardecido ha desenvainado la espada de Damocles, concentraciones, marchas, cacerolazos, trabucazos juveniles desdeñan el libreto de los políticos, mientras los “opositores” convocan a manifestaciones masivas para empañar con sus ruidos y confusas señales a las fiestas patrias y al discurso de rendición de cuentas de Danilo.

Fracasadas las elecciones municipales, bajo sospecha de un sabotaje parte de un plan totalitario, el disenso entre los actores es cada día mayor, sin árbitros creíbles a la vista para el clamado pacto, la oscura noche madruga y se impone el diálogo antes del amanecer, la rendición de cuenta se hará bajo un estado de agitación generalizado, con una oposición unida, restaurada, repotenciada y un pueblo desafiante, tirado a la calle, dudamos que esas manifestaciones juveniles sean espontáneas y acéfalas esos komsomoles son dirigidos por un muy buen conocedor del guion de la caída del muro y la primavera árabe, vía terceros ha diseñado la “respuesta popular”, mientras en la JCE se apiñan en coctel de frenesí : auditores, técnicos y  funcionarios, el espacio no da y el tiempo apremia, de seguro el show terminará echándole la culpa a los equipos o al mismo diablo.

Mijos, esto es cuestión de instituciones, desde los días de Colón, ni la casa de contratación de Sevilla, ni la real audiencia pudieron con la corrupción.

El pueblo en las calles les ha puesto los huevos a cuatro a los dueños del circo, acorralados, despavoridos, traen payasos de ultramar, carentes de capacidad gerencial hasta para el cambio de mando, ni siquiera el padrón sirve, los dislocados exceden el medio millón.

Zeus y los dioses del Olimpo deben de estar locos, despistados, ni siquiera se hacen ecos del gobierno más inclusivo que hemos tenido, el más justo y de mayor justicia social, Danilo es el Pericles del Caribe y bajo su ciclo ha consagrado a los dominicanos como los judíos del caribe, su magnífica obra deja un mejor país, ha mejorado nuestras condiciones materiales de vida, educación, salud, empleos, reducción de la pobreza, prosperidad, robusta economía y democracia sinigual.

El plantón, la agitación, las marchas, crecen como la verdolaga y a nuestros dirigentes políticos se les ha agotado el repertorio de su clásica estrategia, no conectan con los deseos del pueblo, ahora desesperados  reflexionan, reencauzan, fortalecen, reconocen, investigan, dialogan, pactan, vigilan, moderan, razonan, pero nadie les cree, no saben cómo salir del limbo de la crisis, las virtudes campean por su ausencia y los vicios redundan, LAS PROTESTAS LOS HAN SORPRENDIDO ASANDO BATATAS, los manifestantes están atentos de los pecados de sus deidades, ¡ Gavilleros, no es lo mismo llamar al diablo que verlo venir ¡, a ustedes se les ha perdido una muñeca, se han quemado en estrategia.

Por Edgar Marcano
Desde Montreal-Canadá

Publicidad Pagada

anuncie