Publicado en: 28/06/2011

La Corte Suprema contra la censura en videojuegos

VideojuegosEE.UU.- El máximo tribunal judicial de los Estados Unidos falló a favor de la industria de los videojuegos al considerar que cualquier prohibición a su venta atentaría contra la libertad de expresión.

“En virtud de nuestra Constitución, los juicios morales y estéticos sobre el arte y la literatura son resorte del individuo y no pueden ser decretados por el Estado”, señaló la Corte en un fallo avalado por siete votos a favor y dos en contra.

El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, promovió en 2005 una ley que imponía multas a quien vendiera videojuegos a menores en los que se promoviera “matar, mutilar, desmembrar o agredir sexualmente la representación de un ser vivo”. Los fabricantes y minoristas de videojuegos fueron a la Justicia para reclamar que sus productos debían gozar de las mismas libertades que los libros y películas. Esa demanda ganó cada instancia judicial a la que se enfrentó.

Opinión: ¿Los videojuegos incentivan la violencia?

“El Estado puede legítimamente tratar de proteger a los niños (…) pero eso no significa que pueda restringir las ideas a las que los niños son confrontados”, expresó la Corte aún a sabiendas de que los menores se enfrentarían a ideas racistas u homofóbicas. Para ilustrar su decisión, se hizo referencia a los cuentos clásicos como Blancanieves, Cenicienta o Hansel y Gretel.

La Corte señaló que aún no se ha comprobado fehacientemente que los videojuegos provoquen o incentiven la agresividad. Asimismo, los representantes de la industria señalaron que todos los juegos tienen una clasificación orientativa para los compradores y, especialmente, para los padres.

En un comunicado oficial, los desarrolladores de videojuegos señalaron que la clasificación de los videojuegos es aplicado por un ente privado. Así los padres pueden evitar que sus hijos compren por su cuenta juegos realmente violentos.

Pese a la decisión de la Corte, aún se escuchan voces disidentes. El liberal Stephen Breyer se preguntó “qué sentido tiene prohibir la venta de una revista con la imagen de una mujer desnuda a un niño de 13 años y a la vez permitir la venta a ese niño de un videojuego interactivo en el cual, de manera activa, pero virtual, maniata y amordaza a la mujer, la tortura y la mata”.

AOL

Publicidad Pagada

anuncie