Publicado en: 08/06/2011

La campaña electoral, FMI y el Paquetazo

EL PAQUETE : El llamado Paquetazo no se disolverá en el Congreso Nacional, pero saldrá disminuido, y el impacto de las medidas será menos doloroso. No porque los legisladores vayan a ejercer su soberanía o intenten hacer oposición, sino porque del intercambio con diferentes sectores potencialmente afectados, surgirán fórmulas que concilien las necesidades del gobierno con las posibilidades de sus economías.

El déficit es innegable, pues antes de ser admitido por las autoridades, había sido denunciado por núcleos diversos de la sociedad, incluyendo a los políticos. Igual debe ser corregido con prontitud, pues arrastrarlo no conduce a nada bueno.

¿Cómo romper abruptamente con el Fondo Monetario Internacional si someterse a sus designios  es de los pocos consensos que se dan en el país? Todos los grupos de incidencia (social, económica y política) son partidarios de los acuerdos con este organismo, pues consideran que a falta de instituciones fuertes, es la única manera de evitar los desbordes en el gasto. Las recetas que aplica nunca son curas suficientes, puesto que al final se llega a una situación irremediable…

EL MEDIO
Esa búsqueda del punto medio que deberá darse en las cámaras o en las negociaciones entre las autoridades y los diferentes sectores es parte de un guión harto conocido. Pues ahora como siempre se agranda el problema o se exagera la exigencia, sabiéndose de antemano que habrá regateo y que en la discusión es mejor empezar bien alto para ir bajando poco a poco y quedar en el lugar apropiado, donde realmente se cubren las necesidades.

La idea no es poner en manos del gobierno dinero de sobra, sino colocarlo en condiciones de salir del apuro. La experiencia enseña, y cuando es una detrás de la otra, enseña mucho. Y el ánimo del gobierno, de este, del anterior y del que venga será de aprovechar la circunstancia de pena y sacar los mayores beneficios. Era lo que hacía Joaquín Balaguer con las leyes especiales.

Ahora se toma el FMI de mampara, a la gente de tonta, y se obtienen ventajas que superan los requerimientos. Los funcionarios deberán demostrar que necesitan mucho, los representantes del sector privado deberán convencerlos de que pueden solventar con menos…

LA POLÍTICA
No hay que decir que la actual situación de crisis es consecuencia de la política. Del jueguito de la reelección que durante meses cohibió al gobierno de cumplir sus compromisos con el Fondo Monetario Internacional. No se sometió a la rigurosidad de sus revisiones periódicas porque sabía lo que había y lo que iba a provocar. Abandonada la aventura, lo examinan y no pasa de curso. Y como es propio del irresponsable, le echa la canana a otros.

Incluso, lo hace a manera de ultimátum: o se acepta el paquete o quiebra la economía, sin atender la posibilidad de una explosión social. Los estrategas del gobierno, que hace mucho perdieron el norte porque todo lo resuelven con una charla, un seminario o un taller, no creen que ahora pueda pasar nada.

Sus  premisas son reales, aunque no del todo convincentes. La primera, los partidos están en campaña, incluyendo las organizaciones de izquierda, y nadie va a irse a la calle si hay  expectativas de  poder. Y la segunda, que el reajuste, aunque duro, tendría carácter transitorio…

EL TIEMPO
Los estrategas políticos del gobierno calculan que el “paquetazo“, el que enviaron o lo que se pueda aprobar, no va afectar electoralmente al candidato del PLD, puesto que el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional termina en febrero, y ya para entonces (marzo, abril y mayo) la economía habrá mejorado.

Aunque esa creencia no se concilia con el fatalismo que se respira en algunas áreas, cuyos responsables no han salido al ruedo a defender las medidas, dejando libre la cancha a la oposición, que tampoco parece estar en condiciones de avanzar muchos tantos.

Es más, se advierte una incompetencia compartida. Los economistas de la contraparte no presentan reales alternativas, considerando que la situación es de crisis, y los oficialistas cuando hablan complican más el panorama del gobierno.

Dicen que meten la pata más honda de lo que ya está. Lo de la campaña es cierto, muy cierto. Todos los sectores andan promoviendo un candidato, y en el caso de la izquierda, dos. Aunque se olvida que últimamente la calle tiene su propia agenda y no responde a líneas políticas. De cualquier nublado, llueve…

Publicidad Pagada

anuncie