La aparente abstención de Danilo Medina

Edgar Marcano

Edgar Marcano

Viendo el panorama y la paranoica de los leonelistas, se disputan candidatura, apostando máscara contra cabellera, liderazgos y dimensiones éticas, políticas y morales, creo que están ahogándose en un charco de dos milímetros de agua, porque cada uno tiene un brazo de cucharada en cada poder, ante el inminente vencimiento de los plazos, mientras coléricos manifestantes marchan el las calles, contra la corrupción, impunidad e indignados por el no ha lugar.

La aparente abstención del mandatario, haciéndose el pendejo, el atento dominical con los desposeídos, puede ser interpretada de varias formas, pero así mantiene impoluta su autoridad. ¿Es que el presidente Danilo no esta de acuerdo con su reelección?, partiendo de ese punto de vista, diría que su principal objetivo es poder abrir la Carta Magna para poder hacer los cambios que debieron haberse hecho, recordando su frase de campaña que lo llevó hasta el poder “hacer lo que nunca se a hecho”, bases al carajo, salvo fanáticos por gratitud, el blindaje es total, son invulnerables al ITBIS, los altos precios, el nepotismo, el autoritarismo, brillan por su despotismo ilustrado, se exceden en su capacidad de conceptualizar.

Para nadie es un secreto que el único culpable de que Leonel volviera a la presidencia es el ex presidente Hipólito Mejía, cuando decidió reabrir la constitución para borrar la frase del “Nunca Jamás” y así poder poner en marcha sus aspiraciones reeleccionistas, ahora montan la reelección sobre un supuesto 90% de popularidad, mientras el rodillo de la mayoría pasa el rolo al león herido, ahora veremos como les va en el congreso, las bases y las calles, pues solo a palos aguanta un pueblo el hambre.

En ningún momento se ha escuchado al presidente Medina decir que acepta reelegirse, aunque se le hará difícil no aceptarlo, por que cuando decidimos servir al pueblo, al pueblo pertenecemos y el es que decide. Y en esta ocasión según las encuestas el pueblo dominicano pide a gritos que le dejen su presidente, marcha contra el león cuyo legado es un pernicioso endeudamiento, un magnífico déficit fiscal, al unísono bailamos farras de reformas constitucionales, al son de las farras fiscales.

Por Edgar Marcano
Desde Montreal-Canadá

Viendo 1 Comentario
Danos tu opinión
    AvatarRitmo Odalys Pantoja