Publicado en: 07/12/2011

La amenaza de S&P atiza crisis en la Eurozona a dos días de crucial cumbre

Standar-Poor's

Sede central de Standar & Poor’s en Nueva York.

FRÁNCFORT (AFP) – La amenaza de Standard & Poor’s de degradar la nota de quince países de la Eurozona y del fondo de rescate FEEF acentuó el martes la presión sobre el bloque, a dos días de una cumbre sobre la que reposan todas las esperanzas, incluida la de los socios europeos, con Estados Unidos en cabeza.

“Los ojos del mundo entero están puestos en Europa”, declaró en Berlín el secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, quien admitió que está “muy alentado por los acontecimientos de las dos últimas semanas en Europa”.

Geithner hizo esta declaración junto al ministro alemán de Finanzas, Wolgang Schäuble, que se dijo “muy confiado de que las decisiones del 9 de diciembre” contribuirán “a la recuperación de la confianza” por los inversores.

Estos tuvieron nueva carnaza: la agencia de calificación Standard & Poor’s amenazó con rebajar la nota de la deuda de 15 de los 17 países de la zona euro, includia Alemania y Francia, que tienen la máxima, la triple A.

Las Bolsas europeas acusaron el golpe: París cedió 0,68%, Fráncfort 1,27 y Milán 0,49%. En cambio, Londres y Madrid permanecieron prácticamente estables con unas subidas del 0,01% y 0,8%, respectivamente.

Para Alemania, uno de los países más solventes de la zona euro, la pérdida de la nota AAA sería un duro golpe, y son cada vez más las voces en el país que no dudan en evocar el complot.

Por tanto, la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, han hecho todo lo posible que las cosas avancen hacia la solución que hunde a la zona euro. El lunes propusieron un “nuevo tratado” europeo para los 27 países o en caso contrario, para 17.

La propuesta, que podría incluir tanto a los 17 miembros de la Eurozona como a los 27 de la Unión Europea (UE), estará sobre el tapete en la cumbre del jueves y el viernes en Bruselas, pero el tiempo apremia para dar una respuesta convincente a la crisis que desde hace dos años socava al euro.

El líder de los ministros de Finanzas de la Eurozona, Jean-Claude Juncker, tildó de “exagerada e injusta” la amenaza de Standard & Poor’s.

El gobernador del banco central austriaco y miembro del consejo de gobernadores del Banco Central Europeo (BCE), Ewald Nowotny, consideró por su parte que el momento elegido por S&P para dar a conocer su decisión tiene un cariz “claramente político”.

Sin embargo, Merkel quitó importancia a las amenazas de S&P, al declarar este martes en Berlín, que quiere “continuar en el camino” de las reformas.

Su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, optó por poner al mal tiempo buena cara y declaró que la amenaza de S&P “es la mejor motivación posible para la cumbre de esta semana”. “No puedo pensar en nada más eficaz”, dijo.

Para el primer ministro francés, François Fillon, el anuncio de la agencia de calificación es una “advertencia colectiva” que hace inevitable la reducción de la deuda.

Una degradación de las notas soberanas de la práctica totalidad de los países de la zona euro tendría “gran impacto” en la economía, según los analistas de Barclays Capital. Otros emisores de deuda, como los bancos o las instituciones públicas podrían ser degradadas también, y los inversores evitarían todavía más la zona euro.

Una degradación general de la nota de solvencia pondría además en peligro la capacidad de préstamo del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), creado para acudir en ayuda de los países más golpeados por la crisis.

Y es que, el martes por la tarde, Standard & Poor’s anunció también que colocó bajo vigilancia negativa la nota del FEEF, que puede perder su triple A uno o dos escalones.

Tres países de la Eurozona -Grecia, Portugal e Irlanda- ya han sido objeto de planes de rescate en los que participan sus socios europeos y el FMI.

Los países europeos están en proceso de aprobación de drásticos recortes presupuestarios para estabilizar sus finanzas, lo cual amenaza, según numerosos analistas, al crecimiento económico.

Si los dirigentes europeos adoptaran un paquete convincente de medidas, el BCE podría “romper el círculo vicioso” de la agravación de la coyuntura y del endeudamiento de los Estados europeos “actuando de forma creíble”, es decir, comprando masivamente deuda soberana, estimó Holger Schmieding del banco Berenberg.

En un informe que será entregado a los dirigentes europeos, el presidente de la UE, Herman Van Rompuy, propone otorgar al mecanismo de estabilidad financiera, que sucederá al fondo de rescate, los mismos poderes que un banco, así como reanudar el debate de los eurobonos en la Eurozona.

El presidente del BCE Mario Draghi, que el jueves podría dar alguna pista sobre el futuro en su conferencia de prensa mensual, se reunió con Geithner en Fráncfort aunque no se divulgó ninguna información sobre este encuentro.

Esta es la primera etapa de una gira que llevará a Geithner a París, Marsella (sur de Francia) y Roma.

“Estoy aquí para subrayar hasta qué punto es importante para la economía estadounidense y la economía mundial que Alemania y Francia logren construir una Europa más fuerte”, dijo.

Y es que la crisis europea se está haciendo sentir en todo el mundo.

El PIB brasileño registró un crecimiento de 0% en el tercer trimestre, confirmando la desaceleración por la crisis mundial, según datos oficiales comunicados este martes.

Publicidad Pagada

anuncie