Publicado en: 21/11/2011

Juez JCE puso en su puesto a Participación Ciudadana

editorialEN SU PUESTO.- En una democracia de desahogo como la dominicana, cada persona, grupo o sector tiene derecho a decir o defenderse cuando lo crea menester, conveniente y necesario. Fue bueno y oportuno que el miembro titular de la junta Central Electoral José Angel Aquino pusiera en su puesto a Participación Ciudadana, pues hace mucho que este movimiento desbordó su marco natural y si lo dejan impone una autoridad  absoluta en todos los ámbitos.

PC no quiere ser  observadora de elecciones como en sus inicios, sino  réplica de todos los poderes públicos. No conoce límites y mucho menos control. Además, hay que dudar de  su imparcialidad y de sus intenciones, puesto que responde  a designios superiores y distantes. Incluso, nadie mejor que Aquino, ya que vivió en sus entrañas y conoce el monstruo por dentro y por fuera. Ahora, después del desahogo, se hace imperativo que se recoja, y lo mismo sus compañeros. Y hasta la propia Participación Ciudadana. Delimitados los campos, cada cual debe volver a sus obligaciones y responsabilidades originarias ADMIRABLE.- La conducta de Miguel Angel García fue admirable y hasta ejemplar.

Cuando consideró que las condiciones de trabajo en la Junta Central Electoral no eran convenientes, renunció, tomó sus prestaciones y desapareció del medio. Alrededor de su persona y desempeño en el organismo se han tejido muchas historias, y actualmente existe  un impasse en el departamento a que estuvo adscrito, pero sin su intervención. Después que se marchó, no ha dicho esta boca esa mía. Ni para aclarar, ni atacar ni reivindicarse como técnico superior. Ahí están sus resultados, y como van las cosas, habrá que hablar de su legado. Nadie cuestiona el trabajo que hicieron ñ mancomunados —  Frías ( Franklyn ) y él en los cómputos  de la JCE. Hubo convivencia difícil, conflicto de personalidades, pero ñ que se conozca — ninguna travesura. Cuando García se dio cuenta de que ese tren no lo llevaba a ninguna parte, simplemente se apeó. Y lo mejor. Se fue rápido del andén. Nadie lo esperaba, no tenía a quien esperar, y además viajaba ligero de equipaje. Había retirado sus pertenencias días antes, como evidencia de que su decisión era irrevocable…

LA DENUNCIA.- El problema vino cuando el integrante Eddy Olivares quiso hacerse el gracioso o con su partido, o con su candidato, o con la opinión pública, y habló de “ plan perverso ” y “ acoso ”, que fueron y siguen siendo palabras mayores. La idea no era defender a García, quien al parecer no necesita defensa, sino acorralar al presidente de la Junta Central Electoral y obligarlo a salir de  Frías. Si se va uno, debe irse el otro. Como si fueran siameses, y ni eso. Los siameses se separan y pueden tener vidas propias. Es decir, que las cosas pudieron haberse quedado de ese tamaño, si no entran en juego otros elementos. La inquina desconocida de Olivares con Rosario y el desconcierto político que se produce cada vez que se origina una situación de controversia y los políticos creen que pueden pescar en río revuelto. Advertí desde el primer momento que era un error que  el pleno se contagiara con las diferencias de los funcionarios, pues correspondía a este resolver el impasse. El desarrollo de los acontecimientos va dando la razón. La Junta Central Electoral está sitiada por fuerzas políticas y núcleos de la sociedad civil…

LA TORMENTA.- ¿Qué es lo que está haciendo el PRD con el impasse del Centro de Cómputos de la Junta Central Electoral? Trasvasar una tormenta que estaba en un vaso de agua al escenario político nacional. Un organismo que se manejaba solo, ahora se verá obligado a  tutoría. Cuando el candidato Hipólito MejÏa se pronunció, no emplazó al presidente de la JCE Roberto Rosario o al Pleno a que llenar la vacante, sino que demandó de monseñor Agripino Núñez Collado usar sus influencias y buscar una solución a lo que de repente se convirtió en un problema nacional. Se empezó entonces hablar de crisis, porque ligero de palabras como los políticos dominicanos, nadie. Y como el propósito es que haya crisis, el jefe de campaña de MejÏa reclama que también se destituya al Director de Elecciones Joel Lantigua. Es decir, que la idea es cambiar todo el personal, desmantelar las estructuras fundamentales, de manera que el organismo resulte infuncional. Si eran muchos, y ahora pare la abuela, hay que suponer lo que será la familia…

Publicidad Pagada

anuncie