Publicado en: 20/04/2011

Jesucristo: la respuesta de Dios al hombre

Dios no cesa de responder, y lo hace cada vez con mayor misericordia y sobreabundancia. Ha querido responder a nuestra espera en la historia y por medio de la historia.

Y ha querido llevar a plenitud su designio histórico de salvación. San Pablo lo indica con una expresión eficacísima que podemos considerar una especie de síntesis del cristianismo: «al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, para rescatar a los que se hallaban bajo la ley, y para que recibiéramos la filiación adoptiva» (Gal 4, 4-5).

Dios envió a su Hijo: esta es la respuesta de Dios a la espera del hombre. Aunque podamos tener muchas imágenes o ideas de lo que es el cristianismo y la fe, fruto de la educación que hemos recibido en nuestra familia o en el colegio, o fruto de lo que afirman los medios de comunicación o los diversos agentes culturales, lo cierto es que, sintentizando al máximo, el cristianismo dice de sí mismo esto: Dios envío a su Hijo.

Todo lo demás expresa y está en función de este hecho que constituye el centro y el fundamento de la historia y del cosmos. Es importante que confrontemos la idea que tenemos de la fe, con este anuncio, sencillo y radical al mismo tiempo. Radical porque si Dios ha enviado su Hijo, entonces mi sed de infinito puede encontrar quién la sacie. Sencillo porque se trata simplemente de encontrar, o mejor, de ser encontrado por Aquel que Dios ha enviado: el Hijo de Dios ha sido enviado por el Padre para salir a mi encuentro.

Durante el año tendremos la ocasión de profundizar en la pregunta ¿quién es el Hijo, quién es Jesús? En este momento es importante reconocer el camino que Dios, en su misericordia, ha querido recorrer para salir a nuestro encuentro y responder a nuestra sed de infinito.

Enviando a su Hijo, Dios ha querido responder personalmente a nuestra espera. El Hijo no es un simple enviado, no es un mero profeta. El Hijo es, como recitamos en el credo cada domingo, «Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre». Esto significa que el Hijo puede responder a nuestra espera: es el Infinito que sale al encuentro de nuestro corazón que desea todo. A la sed del hombre podía responder sólo Dios, y lo ha hecho personalmente.

San Juan de la Cruz intuyó esta sobreabundancia de la respuesta de Dios a nuestra sed con gran claridad: «Porque en darnos, como nos dio a su Hijo, que es una Palabra suya, que no tiene otra, todo nos lo habló junto y de una vez en esta sola Palabra, y no tiene más que hablar; porque lo que hablaba antes en partes a los profetas ya lo ha hablado en el todo, dándonos al Todo, que es su Hijo. Por lo cual, el que ahora quisiese preguntar a Dios, o querer alguna visión o revelación, no sólo haría una necedad, sino haría agravio a Dios, no poniendo los ojos totalmente en Cristo, sin querer otra alguna cosa o novedad» (Subida al monte Carmelo 2,22,3-5).

Pero Dios no sólo ha querido responder personalmente a la sed del hombre. Ha querido responder humanamente al hombre. Y así, en el credo, tras haber confesado que el Hijo es Dios, continuamos nuestra profesión de fe afirmando: «que por nosotros los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María la Virgen, y se hizo hombre».

El Hijo de Dios se ha hecho hombre para responder humanamente a nuestra sed, para establecer un diálogo con el hombre, pues en Jesucristo «Dios invisible habla a los hombres como amigos, movido por su gran amor y mora con ellos, para invitarlos a la comunicación consigo y recibirlos en su compañía» (Dei verbum 2). De este modo no hay otro camino para recibir la respuesta que Dios mismo es y que nos ofrece gratuitamente, que la humanidad de Jesucristo. Santa Teresa de Jesús nos invita a no abandonar nunca este sendero:

«Y veo yo claro y he visto después que, para contentar a Dios y que nos haga grandes mercedes, quiere que sea por manos de esta Humanidad sacratísima, en quien dijo Su Majestad se deleita. Muy, muy muchas veces lo he visto por experiencia; hámelo dicho el Señor; he visto claro que por esta puerta hemos de entrar, si queremos nos muestre la soberana Majestad grandes secretos. Así que no queramos otro camino, aunque estemos en la cumbre de contemplación; por aquí vamos seguros.

Este Señor nuestro es por quien nos vienen todos los bienes. El lo enseñará; mirando su vida es el mejor dechado. ¿Qué más queremos de un tan buen amigo al lado?» (Libro de la Vida 22, 6-7).

Jornada Mundial de la Juventud – Madrid 2011

Publicidad Pagada

anuncie