Publicado en: 05/05/2011

¿Qué pasa?, También se pregunta Guillén

Ozzie GuillenCHICAGO, (AP).- Todo el mundo quiere saber qué les pasa a los Medias Blancas de Chicago. Inclusive el manager venezolano Ozzie Guillén. “Cada vez que la gente dice que no sabe qué les pasa a los Medias Blancas, yo digo lo mismo: ‘Yo tampoco'”, dijo Guillén antes del partido del miércoles frente a los Mellizos de Minnesota.

Los Medias Blancas, de quienes se esperaba estarían en la contienda por la Serie Mundial, habían perdido 16 partidos de 20 antes del final de una breve tanda de seis encuentros en su estadio y están en la cola de la división Central de la Liga Americana. Tras jugar ante los Mellizos partirán a una larga gira por la costa oeste del país.

Y el martes sorportaron la máxima vergüenza cuando el dominicano Francisco Liriano de Minnesota, que llegó al partido con foja de 1-4 y 9.13 de efectividad, impidió que su alicaída ofensiva conectara un solo hit.

 

“Me gustaría poder dilucidarlo. ¿Hemos tratado de dilucidarlo? Sí. Tal vez lo intentamos demasiado”, afirmó Guillén. “En estos momentos no le damos al clavo”.

 

El venezolano insiste en que los problemas de los Medias Blancas no son mentales.

 

“Ese es un pretexto. Es mental… Ok, no tienes problemas mentales cuando bateas de 4-4. Tienes algo de cerebro”, señaló el piloto. “No creo que los peloteros tengan problemas mentales. Si tienes un problema mental no puedes jugar béisbol. Para mí, ése es un pretexto. Un pretexto muy bueno”.

 

Guillén agregó que durante sus días como pelotero había un remedio para cualquier problema psicológico.

 

“Solíamos solucionar el problema mental con vodka y mucha (cerveza) Budweiser”, señaló.

Chicago tenía foja de apenas 11-20 antes del miércoles y un promedio de bateo de sólo .203 en sus últimos 22 partidos.

 

Guillén, quien señaló ha hablado con el propietario Jerry Reinsdorf sobre lo que ocurre, ha sido el manager del equipo desde 2004 y al año siguiente condujo a los Medias Blancas al triunfo en la Serie Mundial. En enero de este año el equipo ejerció su opción en su contrato para que siga siendo piloto en el 2012.

 

Pero durante la actual racha de derrota fue suspendido dos partidos por criticar a un umpire en Twitter.

 

“Ustedes creen que si Jerry viene y me dice que podrían despedirme, ¿qué creen que voy a decir? ¿No? Tiene muchas razones para hacerlo. ¿Cuántos partidos perdimos?”, señaló Guillén.

 

La nómina de los Medias Blancas subió a aproximadamente 126 millones de dólares esta temporada después de que el equipo contrató al toletero Adam Dunn, recontrató a Paul Konerko y agregó al relevista Jesse Crain.

 

Dunn, operado del apéndice el mes pasado, ha pasado apuros para batear al principio de la temporada y antes del miércoles sólo tenía promedio de .157 con tres jonrones.

 

“¿Qué podemos hacer? Espero que esos señores empiecen a jugar mejor”, afirmó Guillén.

 

“El (Reinsdorf) hace las mismas preguntas que nosotros: ‘¿Qué pasó? ¿qué pasó?’ El ve el mismo juego que nosotros. ¿Qué podemos hacer para remediarlo? … Yo no estoy dando ningún pretexto”, añadió.

Publicidad Pagada

anuncie