Publicado en: 04/12/2010

“Incertidumbre fronteriza en los nuevos tiempos del cólera”

SANTO DOMINGO, RD.- Ya tengo prácticamente 4 meses, desde que me desperté una mañana de verano, en Miami, Florida, y decidí regresar a vivir de nuevo en la media Isla que me vio nacer.

Se podría decir, que una de mis principales motivaciones, es el deseo de renovar, y reforzar, estrechos vínculos familiares. También el deseo de empaparme de nuevo en ese estilo de vida, típicamente caribeño, mas relajado, que intenta hacer caso omiso de las vicisitudes provocadas por el estrés de la vida moderna.

A decir verdad Santo-Domingo, ha crecido y cambiado tanto, que en lo que se refiere a tráfico, bulla, y todo de tipo de polución ambiental; que ya compite sin ningún tipo de problemas con cierto numero de Megalópolis del continente Americano.

Aun así, no puedo negar que el placer cotidiano del reencuentro con los elementos la cultura en la que crecí, no esta desprovisto de cierto gozo emocional y espiritual.

Poco a poco en estos últimos meses, me he ido enterando, y de cierto modo compenetrando con los numerosos problemas que azotan a un País como la República Dominicana.

Obviamente, y en cierto modo me alegro de no ser el primero, el único, ni el ultimo; que tiene el deseo de hablar, de quejarse, y de exponer ciertas opiniones sobre lo que ocurre en nuestro País.

Con toda honestidad, y admitiendo sin ningún tipo de vergüenza que soy un neófito en los menesteres de la opinión escrita, espero tener el privilegio y la oportunidad, de contribuir como ciudadano, a diseminar, y compartir información que sea de verdadera utilidad para mis compatriotas.

Uno de los temas que quiero tocar, y que ahora mas que nunca esta saliendo a relucir en nuestra realidad nacional, por motivos que aunque de cierto modo eran de esperarse, después del terrible terremoto del 12 de enero de este ano en Haití; es el tema de la constante y creciente inmigración ilegal de ciudadanos del vecino País hacia el nuestro.

Antes de adentrarnos en ese tema tan delicado, es bueno que revisemos ciertos puntos, que aunque es verdad, que son conocidos por muchos en el ámbito internacional; ponerlos de nuevo en la mira, nos permitirá obtener una mejor perspectiva en lo que atañe a las particularidades de nuestra situación migratoria en República Dominicana.

A saber que:

A- El tema de la inmigración ilegal no es un tema reciente en la historia de la humanidad, y es un tema universal. En donde pueblos, o si se quiere decir grupos humanos se desplazan geográficamente, sin autorización a territorios que por motivos de acuerdos internacionales no tienen derecho a accesar. Generalmente el incentivo para ese tipo de desplazamiento ilegal, son la necesidad de sustento económico básico y de mejoría de la calidad de vida de esos migrantes y sus dependientes.

B- La mayoría de los Países que enfrentan un problema migratorio de mayor intensidad, son aquellos que comparten fronteras terrestres. Esto debido al simple hecho de que es más fácil cruzar de un lugar a otro por mar que por tierra. Un ejemplo conocido por la mayoría es el de la frontera de México y Estados Unidos, donde a pesar del gran dispositivo humano y tecnológico desplegado por el gobierno federal americano, el flujo ilegal de migrantes no parece tener fin.

C-  Las consecuencias de desentenderse, o como se dice popularmente “barrer bajo la alfombra” un problema migratorio persistente pueden tener consecuencias catastróficas para los Países o territorios que se ven involucrados.

En lo que atañe a la situación particular de Haití y la república Dominicana, sobre todo con el nuevo “fantasma” del cólera, que ha surgido como una desagradable sorpresa; y también un indicador tangible, de lo que sucede cuando nuestras instituciones, por diferentes motivos, descuidan su póntica fronteriza. Hemos de ver como nos vemos afectados en el presente, y los peligros que eso representa para nuestro futuro nacional.

Por : Rafael DeLaRosa / http://despertardominicano.com

Publicidad Pagada

anuncie