Publicado en: 23/05/2011

¿Nacionalismo canadiense?

Dolar CanadienseLa intención de fusionar las bolsas de valores de Toronto y Londres, no solo prendió las alarmas en el campo financiero mundial, sino que revivió el orgullo y nacionalismo en Canadá. A pesar de que el grupo británico London Stock Exchange – LSE – y el canadiense, Toronto Stock Echange – TMX –, llegaron a un acuerdo en el que los ingleses, obtendrán el 55 por ciento de la Bolsa de Toronto por 3 mil millones de dólares, varios bancos y entidades financieras de Canadá, hicieron una contraoferta.

El Maple Group Acquisition Corporation, conformado por los bancos Canadian Imperial Bank of Commerce, National Bank of Canada, Bank of Nova Scotia y Toronto-Dominion Bank, ofreció 700 millones de dólares más para que Gran Bretaña no se quede con la Bolsa de Toronto.

En la lucha nacionalista, por la bolsa de valores, se han unido también como inversionistas, varios fondos de pensiones del país: Canada Pension Plan Investment Board, Ontario Teachers’ Pension Plan, la Caisse de dépôt et placement de Québec, Alberta Investment Management y Fonds de solidarité FTQ.

Y para que no haya duda de que la lucha, va más allá de lo económico, los inversionistas eligieron el nombre de Maple Group Acquisition Corporation, evocando con la hoja del arce, el símbolo más patriótico de los canadienses.

Tras el anuncio de esta fusión que convertiría a las Bolsas de Londres y Toronto, en los mayores captadores del mercado de valores energéticos, de tecnologías limpias y mineros del mundo, con más de 6 mil 700 sociedades, varios políticos y empresas privadas canadienses, consideran funesta esta negociación para el país.

Incluso, algunos legisladores de Ontario, donde opera la bolsa de valores, han manifestado el temor de que la ciudad de Toronto, pierda la condición de centro financiero mundial y que el más grande mercado de acciones de Canadá, caiga en manos extranjeras.

Pero a pesar de que Maple Group Acquisition Corporation, desea que la Bolsa de Toronto, no termine en manos de los ingleses, Royal Bank of Canadá y Bank of Montreal, dos de los más grandes bancos del país, no solo apoyan esta fusión, sino que sirven de asesores en la negociación.

Las cosas no son fáciles para quienes se oponen a esta integración bursátil entre Canadá e Inglaterra, pues si el negocio se cristaliza, el grupo será el primero en el mundo en número de empresas cotizantes y además, sería con unos 7 mil millones de dólares, el séptimo por su valor financiero.
La posible fusión entre estas bolsas, no ha sido la única. En Estados Unidos, la Bolsa de Nueva York, firmó un acuerdo de fusión por 10 mil millones de dólares con la Bolsa de Frankfurt, que le otorgaría a esta, el control de Wall Street.

Allí también la batalla nacionalista, produjo que Nasdaq ofreciera mil 300 millones de dólares más, para que la Bolsa de Nueva York, no se vaya para Alemania. Por ahora, la suerte de la Bolsa de Toronto, símbolo bursátil de Canadá, está en manos de sus accionistas.

Con la nueva oferta, tendrán que probar que son capaces de romper, ese cordón umbilical que por siglos los mantiene unidos a los ingleses y demostrar de paso, que el verdadero nacionalismo canadiense, no se negocia.

Publicidad Pagada

anuncie