Publicado en: 07/05/2011

Carlos BoozerNBA, (ESPN).- Hay quienes dicen que es injusto meterse con Carlos Boozer o centrarse demasiado en su contrato para sugerir que no ha sido el jugador que los Bulls esperaban cuando lo ficharon por cinco años y aproximadamente $80 millones el pasado mes de julio.

A Horace Grant no le importa nada de eso. Pegado a la TV y a los playoffs de la NBA mientras acuna a su hija recién nacida, él sólo sabe lo que ve. Y lo que ve del hombre que está jugando su vieja posición y llevando el número de John Paxson… bueno, digamos que es bueno que haya un bebé para mantenerlo calmado.

“Éste es el momento en el que las estrellas brillan y reciben todo este dinero para dar un paso al frente”, dijo Grant. “Vi a los Lakers anoche, y sólo desde el punto de vista de un fan y de alguien que jugó durante muchas noches, Pau Gasol también debe mejorar”.

Para el entrenador de los Bulls, Tom Thibodeau, es muy simple.

 

“Esta es la época del año que sales a jugar”, dijo. “Si estás lesionado, no. Si estás dolorido, sí”.

 

Boozer definitivamente está dolorido. El dedo de gramilla es una inflamación de los tendones, y, según dicen quienes lo han padecido, es muy doloroso.

 

“Es una de esas cosas, cuando dices que es un dedo del pie, no parece mucho”, dijo Luol Deng, de los Bulls.”Pero es una lesión molesta”.

 

La cuestión es si los Bulls están mejor con un Boozer lesionado en la cancha o no. Esta temporada, los Bulls se fueron de 15-8 (.652) sin él en la alineación.

 

Quizás la pregunta debería ser qué clase de equipo han sido los Bulls con Boozer en la alineación durante la postemporada.

 

Técnicamente hablando, han sido un equipo de 5-2, lo que no está mal. Pero para todos aquellos bendecidos con el don de la vista, no siempre ha sido bueno. Boozer ha lanzado con una efectividad del 38.2 por ciento y está promediando 10.3 puntos por partido. Pero eso no es lo que tiene a los fans como Grant insatisfechos.

 

Boozer ha sido lento o inexistente en las rotaciones defensivas y más bien blandito adentro a pesar haber sido sancionado dos veces por violaciones defensivas de 3 segundos. Del lado ofensivo, ha sido incapaz de terminar de manera contundente en el aro y no ha sido sólido estableciendo pantallas para Derrick Rose.

 

“Tal vez sea la vieja escuela, pero estableces una pantalla para que tu escolta u alero puedan llegar al agujero o disparar un tiro en salto. Uno debería ser secundario”, dijo Grant. “El equipo va primero, y la primera opción es establecer una pantalla sólida. Con un cuerpo como [el de Boozer], deberías ser capaz de hacer algunas cosas, y él ha demostrado en el pasado que puede hacer esto”.

 

Thibodeau dijo el jueves que los Bulls necesitan a Boozer en la alineación.

 

“Su rebotes son fundamentales para nosotros”, dijo. “Su presencia en el poste. Los jugadores colapsan sobre él así que se abren muchos espacios para los demás. De modo que tiene que seguir haciendo lo que está haciendo. Cada día será mejor y mejor”.

 

En su sala de estar, Grant está como muchos de ustedes, pidiendo a Taj Gibson. Claro que, siendo realistas, esto no va a suceder. Los equipos no cambian de un día para el otro su alineación titular y sientan a su agente libre de $80 millones en el medio de los playoffs.

 

En lo que a Thibodeau respecta — y probablemente algo sabe — esto podría hacer a Boozer aún menos eficiente que ahora. Además de eso, es más importante quién cierra los partidos que quién los inicia. Y en la victoria de los Bulls en el Juego 2 el miércoles por la noche, Gibson jugó un minuto más que Boozer en el último cuarto, relevándolo en la marca de 4:02 con los Bulls seis arriba hasta el final del juego.

 

En Utah, el difunto propietario del Jazz, Larry Miller, alguna Viagra vez criticó públicamente el esfuerzo defensivo de Boozer, tras lo cual Boozer desarrolló lo que los medios de comunicación describieron como una “misteriosa” lesión en el pie en el 2005. En su segunda campaña con el Jazz, se perdió 49 partidos por una lesión en el muslo.

 

Y en su última temporada en Utah, Boozer provocó la ira de los fans cuando estuvo fuera del último juego de la temporada regular con un tirón en el músculo oblicuo mientras Phoenix vencía a Utah, derrota que le costó al Jazz el sembrado Nº 2.

 

Así que aparentemente ahora está tratando de aguantarse, y no es de extrañar porqué. Y si hubiera alguna duda, suena como si el mensaje de Thibodeau estuviera claro.

 

“Va a mejorar con el tiempo, pero todos estos muchachos tienen algo, en el tobillo, en un dedo del pie, en la muñeca, en el hombro”, dijo Thibodeau. “Así son las cosas a esta altura del año, y tienes que superar todo eso. Pero todos los equipos tienen los mismos problemas. Así que sólo tenemos que ser fuertes mentalmente, fuertes físicamente y sea cual fuere el desafío que se nos presenta, lidiar con él”.

 

En otras palabras, sólo salir a hacer lo que te pagan por hacer, que es más que bajar 10 rebotes por partido (dos ofensivos). “Él sabe lo que tiene que hacer”, dijo Thibodeau casi esperanzado. “Este hombre ha anotado durante toda su carrera. Va a anotar para nosotros”.

 

Sin embargo, con un equipo joven como los Bulls, no es probable que alguien esté presionando a Boozer.

 

“Tiempo atrás, Boozer no hubiera durado. En serio”, dijo Grant. “Si fallaste en tu tarea defensiva, bueno, fallaste. Pero si seguías fallando, no sólo tenías que responder ante Phil [Jackson], sino también ante MJ, Scottie o yo.

 

“Reprendimos a Scottie un par de veces — ‘Debes estar ahí, hombre, ¿qué sucede?’ Derrick Rose es un líder pero no puedes pedirle eso todavía. Dentro de un par de años sí, pero ahora mismo yo apuntaría al cuerpo técnico o a alguien como Kurt Thomas, quien tiene mucha experiencia en esta liga”.

 

Grant recordó una conversación que tuvo con Jordan y Pippen antes de una serie de playoffs contra los Knicks cuando estaba enfermo.

 

“Ellos vinieron y me dijeron: ‘Mira, hombre, no te preocupes por anotar esta noche; sólo mantén a [Charles] Oakley alejado de las tablas” dijo Grant. “Así que si Boozer está dolorido como dice, quedará en alguien como [Joakim] Noah o Thomas decirle: ‘Danos lo que tienes, juega duro’, y si no es suficiente, entonces el cuerpo técnico debe sentarlo porque tienes a otros hombres capaces de hacer lo que Boozer les está dando”.

 

De todos modos, los Bulls están apoyando a Boozer, al menos públicamente.

 

“Ganes o pierdas, no puedes estar apuntando con el dedo”, dijo Deng. “Todos salen a jugar duro; todos están haciendo lo que pueden. Los muchachos están aquí haciendo trabajo extra. Nos estamos tomando esto muy en serio, y cuando perdemos, perdemos todos. Y cuando no jugamos bien, todos no jugamos bien”.

 

Incluso Gibson, cuyo valor crece mientras el de Boozer cae, y no necesariamente por la forma en que está jugando, decididamente está en el rincón de Boozer.

 

“No es extraño para mí”, dijo Gibson. “Lo apoyo un 110 por ciento. Como dijo el entrenador Thibs, todo nuestro equipo va a caminar unido a través del fuego durante estos playoffs. Lo importante es permanecer unidos”.

 

¿Quién sabe? Tal vez el rol de Boozer como saco de boxeo les devuelva a los Bulls la dureza que les ha estado faltando últimamente.

 

“Todo lo que se dice ahí afuera, tenemos que ignorarlo”, dijo Deng. “Estamos tratando de hacer algo dentro de estas paredes. Tenemos que seguir concentrándonos en eso. Todo eso es sólo una distracción. Carlos es un gran jugador en esta liga, y no tenemos ninguna duda de que va a recuperar el ritmo. Como equipo, siempre y cuando ganemos y Carlos recupere el ritmo, vamos a ser aún mejores”.

Publicidad Pagada

anuncie