Publicado en: 09/02/2012

¡Escondan la Sal!

escondan-la-sal-despertar-dominicano-ddEE.UU., (CNN).- La cifra habla por sí misma: nueve de cada diez adultos norteamericanos consumen demasiada sal a diario, de acuerdo a un reporte publicado el martes por el Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades, o CDC (tal su sigla en inglés).

Y el problema no está en lo que se le agrega a la comida, cuando nos sentamos a la mesa.

La gente está consumiendo grandes cantidades de sal en los alimentos procesados y en los restaurantes. Los altos niveles de sodio suben la presión arterial lo que hace que la gente esté ante un riesgo mayor de sufrir enfermedades coronarias y derrames cerebrales. “estas enfermedades matan más de 800.000 estadounidenses cada año y contribuyen con un costo estimado de 273 mil millones en cuidados de salud,” dice el Dr. Thomas Frieden, director del CDC.

El CDC encontró 10 tipos de alimentos que poseen más del 40% del sodio consumido por la gente. La lista es la siguiente:
1) pan y bollos.
2) fiambres.
3) pizza.
4) aves de corral.
5) sopas.
6) hamburguesas con queso y otros sándwiches.
7) queso.
8) pastas precocidas para preparar con salsa.
9) carnes pre adobadas.
10) snacks como pretzels, papas fritas y palomitas de maíz.

Aunque algunos de estos alimentos no son altos en sodio, comerlos en abundancia es lo que aumenta el nivel de sal en nuestros cuerpos.

En promedio, un adulto en EE.UU. consume más de 3.300 miligramos de sal diarios y los expertos sugieren que para muchos, este número se duplica.

Los lineamientos alimenticios de EE.UU. recomiendan que los adultos consuman no más de 2.300 miligramos de sal por día. Las personas de raza negra, los mayores de 50 años y aquellos con problemas de salud como alta presión sanguínea, diabetes y enfermedades crónicas renales deben tratar de consumir no más de 1.500 miligramos diarios.

El CDC dice que tanto los adultos como los niños se están excediendo en el consumo.

El informe encontró que dos tercios del sodio que las personas consumen (en bebidas o alimentos) provienen de compras realizadas en negocios de comestibles o pequeñas tiendas o quioscos. Luego un 25% de la sal proviene del consumo en los restaurantes y solo el 5% es la sal que se le agrega a la comida cocinada en el hogar, de acuerdo al CDC.

Si se redujeran los niveles de sodio en un 10% se podría ayudar a prevenir un estimado de 28.000 muertes al año, dice el CDC. Una forma de disminuir el consumo es comiendo más frutas y verduras, frescas o congeladas.

También se sugiere que la próxima vez que vaya al supermercado, mire las etiquetas y elija los productos bajos en sodio. Otra opción consultar con un nutricionista para aprender a identificar los alimentos con mucha sal y cuáles son las alternativas. El plan DASH es otra buena opción.

“La clave es elegir sustitutos con poca sal de la comida que a Ud. le gusta,” dice Frieden. Y agrega lo alienta ver que algunas compañías alimenticias están tomando medidas para reducir el nivel de sodio en las comidas procesadas. Y enfatiza que al elegir alimentos bajos en sodio y al comer más frutas y verduras frescas, podemos no sólo ahorrar dinero sino salvar vidas.

Publicidad Pagada

anuncie