Publicado en: 09/12/2017

Hay preocupación entre los peledeístas

Orlando Gil

Orlando Gil

¿QUÉ NO LE PREOCUPAN?.- Reinaldo Pared dice que no le preocupan los escarceos que se originan alrededor de la situación interna del PLD, y si de verdad son escarceos, hace bien en no preocuparse. Las preocupaciones entre sus muchos efectos pone viejo a la gente, y los dirigentes del PLD no se dan cuenta o no lo admiten, pero el poder los avejenta. Todos salen perdiendo en un antes y un después, y sobre todo los que tienen en sus hombros mayores responsabilidades. Danilo Medina, Leonel Fernández y el propio Pared. Aunque el fenómeno no es enteramente dominicano y ocurre igual con otros mandatarios o altos cargos de partido. De una secuencia de fotos nadie sale redimido. Barack Obama, ahora en permanentes vacaciones, recupera algo de su antigua imagen, pero a Hillary Clinton le llevará más tiempo. Así, aunque el secretario general del partido morado quiera disimularlo, los pliegues de la cara denuncian las preocupaciones y el make up no puede ocultar unos sufrimientos, que son políticos, pero que repercuten en el ánimo personal. Con su manera particular de decir las cosas, luce exabrupto la más calmada de sus declaraciones.

EL EFECTO CONTRARIO.- La no preocupación de Reinaldo Pared tiene un efecto contrario: preocupa. Dijo que todavía no se tiene fecha para la reunión del comité Político, y eso no sería nada del otro mundo si no fuera porque la alta dirección del PLD se había comprometido a verse la cara el primer lunes de cada mes. Van dos lunes sin convocatoria y difícilmente hagan cita para la primera fecha de enero o del 2018 que cae Día de Año Nuevo. El motivo no hay que adivinarlo ni decírselo a nadie, pues la opinión pública nacional conoce las dificultades y sin lista de constitucionalistas no tiene sentido que se junten. Sin embargo, parece que hay algo más. Que el distanciamiento va más allá del concepto de primarias, y que no solo con Danilo Medina. También con Pared. Las diferencias trascienden lo institucional, lo partidario, y se estarían llevando al plano personal. No habría fecha para el encuentro del comité Político porque el secretario general que convoca no ha hablado con el presidente del partido que autoriza, y no han hablado porque la comunicación es mala. No es que estén rotas, pero como los puentes viejos necesitan mantenimiento.

LIMÓN, TEQUILA Y SAL.- Reinaldo Pared dijo lo veré el 18 de este mes, a la sazón lunes, y no será porque hayan hecho cita, sino porque ese día tendrá lugar un almuerzo como parte de los festejos conmemorativos del 44 aniversario de la fundación del PLD. Esa comida será encabezada por Leonel Fernández en su condición de presidente del partido y el secretario general hará de escudero. Que si no, tampoco. Con un ánimo así, casi irreductible, no puede hablarse de escarceos ni mostrarse indiferente y libre de preocupación. No son los medios de prensa ni los comentaristas de radio y televisión que hacen ruidos o se dejan ganar por los escarceos. Estos solo reaccionan ante evidencias, y son tantas y por igual dramáticas que los dirigentes medios no se aguantan y se lanzan al ruedo. El fenómeno de estos días es el menudeo de opiniones. La cantidad de peledeístas hasta ahora desconocidos que entran a la faena, e incluso descalificando a sus compañeros. Como el diputado que habló del reparto de sobrecitos, afrenta o agravio, puesto que se supone que los senadores tienen urgencias mayores y no rendirán su pudor por unos cuantos pesitos. Aunque esa es de las heridas que no curan con limón, tequila y sal.

“HABLANDO DEMASIADO ”.- Reinaldo Pared sabe de estos desbarajustes de sus compañeros de partido y colegas del Congreso Nacional, pues consideró que en el PLD “se está hablando demasiado”. Prueba al canto. El escarceo y ruido no se originan en los medios de prensa, sino que estos reseñan, dan cuenta o comentan declaraciones, situaciones y acciones de dirigentes del partido. Aunque hay un aspecto que no debe dejarse fuera. La disciplina, o la indisciplina. Temístocles Montás describió el actual estado del PLD de manera gráfica: Un partido con dirigentes, pero sin dirección. Y eso porque cada cabeza es un mundo y cada mundo un planeta con su propio sistema solar. El PLD, de atreverse, tendría formas de controlar a los desaprensivos, pero no podría ser con advertencias, o solo diciendo que “se está hablando demasiado”. Habría que tomar medidas, y no de sastre. Para algo tiene reglamento, pero ¿cómo hacerlo si el mal ejemplo lo dan los grandes? Si no se corrigen los superiores ¿qué se puede esperar de los subalternos? Danilo Medina y Leonel Fernández no pueden consigo mismos y necesitan un bajadero. No una solución, una salida, sino un bajadero. Como dejarse caer al agua sin conciencia clara del peligro.

Por: Orlando Gil/LD

Deja un comentario

Para poder comentar "usted debe registrarse" con su verdadero nombre y su email de contacto. DespertarDominicano.com le invita a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y de igual forma le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que pueda resultar ofensivos. El DespertarDominicano.com se reserva el derecho a decidir que mensajes incumplen estas normas. Al enviar su comentario usted reconoce que DespertarDominicano.com tiene derecho a reproducir y distribuir, en su totalidad o en parte, de manera alguna. Tenga en cuenta que el DespertarDominicano.com no respalda las opiniones expresadas en este forum de discusión. Sus comentarios serán moderados y publicados si cumplen con nuestros requisitos. Les invitamos a leer nuestras "Condiciones de uso" del DespertarDominicano.com. Buen debate!....