Publicado en: 03/02/2012

Guerrilla de Colombia incrementa ataques, pese a golpes a su cúpula (Video)

las-farc-explosivos-colombia

Un cuartel policial de la localidad colombiana de Villa Rica, destruido por una explosión

BOGOTÁ (AFP) – Dos atentados explosivos de las FARC que dejaron al menos 15 muertos y un centenar de heridos esta semana en Colombia muestran una creciente actividad militar de esa guerrilla, pese a los duros golpes a su cúpula, especialmente la muerte de su jefe, Alfonso Cano, destacaron expertos.

Entre 2010 y 2011, las Fuerzas Armadas colombianas dieron muerte a Jorge Briceño (alias Mono Jojoy), quien era el jefe militar de las FARC, y a Alfonso Cano, nombrado comandante máximo de la guerrilla en reemplazo de su fundador, Manuel Marulanda (‘Tirofijo’).

Pero pese a lo duro de esos dos golpes, “no se ve que haya tenido un efecto militar, y la actividad de las FARC que registramos para 2011 es la más alta de los últimos 10 años”, dijo a la AFP León Valencia, director de la Corporación Nuevo Arcoiris, que estudia el conflicto armado en Colombia.

“El año pasado las FARC incrementaron el uso de explosivos y carros bomba. Se trata de una modalidad operativa que están utilizando a fondo”, indicó este experto, al señalar que el conflicto con la guerrilla es “una verdadera guerra” que desde 2009 deja unos 1.500 muertos y 4.500 heridos en la fuerza pública.

En medio del rechazo que causaron los ataques de esta semana, el ministro de la Defensa, Juan Carlos Pinzón, aseveró que el atentado del miércoles en Tumaco (Nariño, extremo suroeste, sobre el Pacífico) fue realizado por las FARC en alianza con la banda criminal Los Rastrojos para “defender una ruta del narcotráfico”.

Valencia dijo al respecto que Tumaco, por donde saldría 40% de la cocaína de Colombia, es “un lugar donde por momentos las FARC se confrontan con las bandas criminales y en otros momentos se alían, por un asunto de negocios, desprovisto de toda carga ideológica”.

Además, Fernando Giraldo, profesor de ciencias políticas de la Universidad Javeriana, destacó que la guerrilla dejó atrás la estrategia de “defender posiciones y entrar en combate, para privilegiar más bien los atentados”.

“Ha habido un reacomodo estratégico y una readaptación de guerra que pone en dificultades a la fuerza pública”, dijo Giraldo a la AFP.

Los dos ataques ocurrieron horas después de que las FARC anunciaron el aplazamiento indefinido de la liberación de cinco policías y un militar, secuestrados desde hace más de doce años, que la guerrilla había ofrecido entregar en diciembre.

Las FARC indicaron que postergaban esas liberaciones, presentadas como “un gesto de paz”, debido a la supuesta militarización de la zona donde iban a ser entregados los rehenes, versión que el gobierno rechazó.

Ante los atentados, el presidente Juan Manuel Santos reaccionó con la decisión de reforzar la presencia militar y dijo que esos ataques en los que la mayor parte de las víctimas fueron simples habitantes de los pueblos de Tumaco y Villa Rica (Cauca, suroeste) “no tienen ninguna justificación, y lo que hacen es alejar cualquier posibilidad de paz”.

En Villa Rica, seis personas murieron y unas 30 fueron heridas el jueves en el estallido de un carro-bomba frente a la comisaría.

Sin embargo, Valencia apuntó que la creciente actividad de las FARC “debería más bien acercar la idea de un diálogo, porque los ataques van a seguir”.

“El Estado colombiano invierte 6% de su Producto Interno Bruto en defensa, cuenta con 250.000 militares y policías, y no logra aplastar a la guerrilla”, indicó.

La idea de un diálogo fue planteada por Alfonso Cano cuando Santos asumió la presidencia en agosto de 2010 y hace pocas semanas la volvió a proponer Timoleón Jiménez (Timochenko), quien asumió la máxima comandancia de las FARC en noviembre de 2011.

Aunque Santos ha dicho que está dispuesto a hablar de paz, ha reiterado a la guerrilla que para ello debe cesar los atentados, el secuestro y el reclutamiento de menores de edad. Tras los últimos ataques, el mandatario calificó de “hipócritas” a las FARC, que “por un lado hablan de paz y por el otro cometen actos terroristas”.

Desde 2008, las FARC han liberado en diversos operativos a 20 secuestrados. Además, las fuerzas militares han rescatado a otros 15. Pero en noviembre pasado cuatro rehenes fueron asesinados por guerrilleros en medio de un combate con las fuerzas militares.

Las FARC, fundadas en 1964, cuentan actualmente con unos 9.000 guerrilleros, según el ministerio de la Defensa.

Publicidad Pagada

anuncie