Publicado en: 15/05/2011

Gran victoria para el Nàstic

El Nàstic de Tarragona logró una trabajada victoria contra el Betis en el tramo final del partido, cuando dos tantos casi seguidos resolvieron el 1-1 que persistía en el minuto 82 y con el conjunto andaluz con nueve jugadores

NasticDESPERTAR DOMINICANO, (SportEs).- Nàstic, 3 – Betis, 1- El encuentro estuvo igualado pero los locales, con picardía, supieron decantarlo hacia su lado, aferrándose de esta forma a la permanencia, en su lucha de forma directa con el Salamanca.

El partido comenzó con mucha intensidad, demostrando lo que se jugaban ambos equipos. El Betis llevó el peligro al área rival en un par de ocasiones, pero la defensa local se mantuvo férrea. Los de Oliva se limitaron a crear cierto peligro a balón parado, o aprovechando los errores del rival para salir a la contra.

Y en uno de los fallos llegó el gol para el Nástic. Corría el minuto veinticuatro cuando Eloy recuperaba el balón en su propia área y se fue por el centro sorteando jugadores del Betis para ceder a Tuni, en la banda izquierda. El mallorquín la puso al vértice del área pequeña donde Roversio, sin querer, desviaba hacia su propia portería (1-0).

 

La réplica visitante llegó unos minutos después, con una jugada de Jorge Molina cuyo disparo salió fuera. Poco después, a los treinta y dos minutos, Salva Sevilla lo intentaba de falta directa, enviando a la escuadra, pero por fuera. Y un minuto después, Rubén paraba milagrosamente un remate de Roversio dentro del área, tras un córner.

 

El Betis apretaba los dientes, pero no podía. Esa fue la dinámica hasta el descanso. Después, el Nástic tuvo la oportunidad de sentenciar el encuentro, tras una jugada de Powel, que se fue perfectamente de Beleguer tras un pase en profundidad. El disparo del holandés se fue desviado por poco.

 

A los nueve minutos de esta segunda parte, nuevamente Eloy lo intentó tras jugada personal por el centro, pero su disparo salió fuera. Y tres minutos después, el mismo Eloy volvía a pecar de egoísta, perdonando una buena ocasión de gol.

 

Ante tal situación, Mel tiró de artillería, poniendo sobre el césped a Ezquiel y Emaná. Y poco tardó en dar sus frutos. Así, una conexión Emaná-Ezequiel-Salva Sevilla acabó con el balón en los pies de Rubén Castro, que marcó el empate (1-1). Fútbol de tiralíneas que abría un nuevo panorama. De hecho Emaná pudo marcar el segundo dos minutos después del empate.

 

Pero Oliva también movió el banquillo y el Nastic se rehizo, a pesar de que el Betis llegaba cada vez con más peligro. La expulsión de Belenguer a quince del final fue determinante y puso en un puño el corazón de los verdiblancos. Peor aún cinco minutos después, tras un penalti que cometía Roversio sobre Bergantiños que señalaba el colegiado y que suponía la expulsión del central del Betis.

 

Powel no falló desde los once metros (2-1) y daba aire a los locales en su lucha por la permanencia. Con el Betis totalmente hundido, Virgili ponía la puntilla marcando el tanto definitivo (3-1).

Publicidad Pagada

anuncie