Publicado en: 21/02/2013

Gobierno canadiense lanzó Oficina de Libertad Religiosa

stephen-harper

El Primer Ministro de Canada, Stephen Harper

VAUGHAN.- El Primer Ministro Canadiense, Stephen Harper, había ofrecido la creación de la nueva instancia de Asuntos Exteriores hace casi dos años, durante la campaña electoral federal pasada.

Sin embargo, no ha dado a conocer quién encabezaría la conducción de esta oficina que se espera, a través de un anuncio en el centro comunitario musulmán, una mezquita Ahmadiyya en Vaughan, Ontario.

El plan del Gobierno se ha retrasado por varios meses después de que se reveló que el Ministro de Asuntos Exteriores, John Baird, enfrentaba dificultades para escoger al candidato pata la Oficina de Libertad Religiosa.

Fuentes gubernamentales de alto nivel informaron en el otoño que al menos dos personas habían rechazado el cargo de embajador tras ser abordado por Baird.

El Ministro de Asuntos Exteriores, quien se encuentra de gira por seis países de América Latina esta semana, no asistió a la convocatoria.

Harper estuvo acompañado por el Ministro de Cooperación Internacional, Julian Fantino, quien representa a Vaughan en la Cámara de los Comunes, y el Ministro de Inmigración, Jason Kenney, un personaje clave en la relación del gobierno de Harper con las comunidades étnicas.

Según se conoció, la nueva oficina requirió de un costo de $ 5 millones, incluidos 500.000 dólares para las operaciones. El crítico de asuntos exteriores, militante del NDP, Paul Dewar, dijo que hay muchas preguntas sobre el papel que jugará la oficina. “¿Van a presentar otras iniciativas sobre protección de los derechos humanos, el desarrollo democrático?”.

La idea de una oficina no ha estado exenta de polémica por un posible sesgo. En 2011, una reunión a puerta cerrada sobre la oficina, organizada por el gobierno, fue criticada por algunos estudiosos y después resultó que cuatro de los seis panelistas consultados fueron extraídos de las religiones cristianas, siendo los otros dos, judíos y Ba’hai.

Por la misma época, Baird fue a Washington para reunirse con Suzan Johnson Cook, Jefe de la Oficina Internacional de EE.UU. de Libertad Religiosa, que puede ser el modelo de oficina canadiense. La oficina en los EE.UU. fue puesto en marcha por el gobierno de Clinton.

Esta oficina se creó para promover y defender la libertad de religión y creencias, conforme con los valores fundamentales canadienses que son la libertad, la democracia, los derechos humanos y el imperio de la ley “, dijo anteriormente el ministro John Baird.

Publicidad Pagada

anuncie