Fortaleza excepcional de la economía ante la crisis del Covid-19

Covid viene a catalizar en República Dominicana una metamorfosis tridimensional, hay que ajustar nuestra política social, económica y la justicia social, en este escenario la injusticia social sería insostenible, la necesidad humana más elemental es la salud, ante el paro general la óptica es incierta para todos los países de la región, excepto RD.

Romper el sistema operando del ciclo económico es un riesgo inmenso, la desaceleración global conduce a una recesión, nuestro país se ha curado en salud, tras 15 años de crecimiento sostenido, a pesar de nuestra magra y diminuta crematística apuntalada en préstamos, importaciones, inversión extranjera, remesas y turismo es de hecho un castillo de naipes con cimientos de barro, milagrosamente esta estructura económica soporta con todo el primor al actual seísmo del Covid.

Nuestra deuda externa es enorme y el virus nos invade con los recursos comprometidos, enfrentar la inminente recesión es un match inevitable, felizmente nuestra economía parece que beber Forty Malt y tiene un brazo de poder en cada cucharada, el Pericles del Caribe, Danilo y su inminente sucesor Gonzalo saben tomar oportunamente las medidas correctas ante el fenómeno.

Tenemos poco margen de maniobra, pero nuestros ahorros soportan los impactos del Covid con una capacidad única en la región a pesar de que todos los caminos conducen al FMI, obreros, suplidores, arbitrios, suministros, servicios, ventas, todos asumirán pagos, esto amerita un liderazgo de profunda reflexión, felizmente el genio de Danilo lo tiene y el talento de Gonzalo garantiza su continuidad.

El desempleo masivo sería desesperante y la gente solo soporta el hambre a garrotazos, tenemos que rascarnos con nuestras propias uñas, pues la ayuda extranjera es incierta ante una crisis global, las medidas de mitigación son y han de ser auto portantes, hay que contener la expansión del Covid, acortar el tiempo de crisis, esta pandemia es peor que un ciclón o un sismo, este leviatán ha cortado nuestras fuentes de ingresos, esto es peor que una tormenta helada congelante, hay que suscribir nuestra supervivencia en la Fe.

Felizmente las formidables medidas del gobierno son certeras, las autoridades entrantes recibirán, según pronósticos del Banco Mundial, una economía en crecimiento proyectado un 2.50% en el 2021 y un 4.00% en el 2022, una increíble capacidad de restablecimiento sin igual y un sistema sanitario capaz de manejar ésta y las epidemias por venir y sus potenciales secuelas.

Gonzalo líder emergente viene a continuar nuestro creciente progreso, Covid crece exponencialmente, pero no va a lograr quebrar nuestro robusto sistema de salud instaurado bajo la égida de los gobiernos del PLD, las fieras opositoras ladran a los gobernantes y los hostigan ante una inminente derrota electoral que les va a infligir el régimen actual a esa hidra herida desde los días aciagos del manicomio administrativo del PPH hoy PRM.

Se advierte en la red y en todos los medios, el penco Gonzalo dirige la orquesta magistralmente, mientras el león y la tayota lo imitan con acciones complementarias exhibiendo su “solidaridad” conjugando la pandemia con la farra electoral, este cataclismo es un punto de inflexión, pone en entredicho a la globalidad y al orden mundial que luce despedazado y obsoleto, el maniqueísmo neoliberal es de oropel, desnuda la miseria humana, la dirección y la estabilidad mundial se tambalean.

En RD el sistema de gestión de crisis funciona, el impacto de Covid es a largo plazo y tenemos capacidad de recuperación de nuestros sistemas de economía y de salud con instituciones robustas, eficaces y protectoras, enfocadas en el ser humano,nuestros protocolos incluyen a las epidemias en su gestión de riesgo, nuestra cultura de vigilancia es proactiva ante la vulnerabilidad, nuestra alerta es 24/7.

Vamos a salvarnos gracias a Dios, a nuestra competitividad y las competencias de nuestro liderazgo político, los pronósticos del Banco Mundial vienen a corroborar el magnífico impulso de Danilo a nuestro sostenido en el tiempo y sostenible en el futuro crecimiento económico inigualable en la región, ojalá, Dios ilumine a los dominicanos y para que el triunfo sea de todos que no quede nadie sin votar por Gonzalo por ser la continuidad de un liderazgo progresista.

Por Edgar Marcano
Desde Montreal-Canadá

Publicidad Pagada

anuncie