Publicado en: 29/11/2011

Fitch debilita aún más estatus crediticio de Estados Unidos

bolsa-new-york

Un corredor de la Bolsa de Nueva York.

WASHINGTON (AFP).- El estatus de Estados Unidos como país acreedor se debilitó aún más este lunes con la advertencia de la agencia calificadora Fitch de que le rebajará la nota de su deuda en dos años si Washington no resuelve el problema del déficit presupuestal.

Fitch era la última de las tres grandes agencias de calificación que mantenía la “triple A” con perspectiva positiva para Estados Unidos. Standard and Poor’s rebajó un escalón la nota en agosto a “AA+”, mientras que Moody’s recortó la perspectiva de la nota a “negativa”, aunque manteniendo la calificación “AAA”.

Para Fitch, hay actualmente “una posibilidad ligeramente superior a 50% de que la nota sea rebajada en los dos próximos años”.

Hoy, las tres calificadoras presentan el mismo diagnóstico: Estados Unidos no tiene problema alguno para financiar su déficit en los mercados de la deuda, pero está dejando que ese déficit crezca a niveles potencialmente peligrosos.

Fitch reconoció que Estados Unidos mantiene “fundamentos económicos y crediticios fuertes”, pero señaló que tiene cada vez menos confianza en la posibilidad de que la primera potencia mundial adopte “las medidas presupuestarias necesarias para poner las finanzas públicas (…) en un camino viable”.

La calificadora expresó sus dudas sobre la eficacia del proceso de presupuesto en Washington, una semana después del fracaso de la “supercomisión” parlamentaria encargada de acordar recortes al presupuesto.

Según la agencia, este fallo resalta la dificultad de lograr un consenso amplio en la forma de reducir el desmesurado déficit presupuestario federal de Estados Unidos.

“Un acuerdo y una puesta en marcha en 2013 de un plan creíble de reducción a mediano plazo que estabilice la deuda pública en la segunda mitad de la década relajaría la presión sobre la nota en Estados Unidos, incluso si esto implica tomar decisiones difíciles en términos de impuestos o del gasto después de las próximas elecciones legislativas y presidenciales”, agregó Fitch.

El fracaso de la “supercomisión, conformada en agosto pasado con el cometido de reducir gastos por 1,2 billones de dólares en 10 años, podrá desencadenar recortes automáticos en 2013.

Colleen Murray, una portavoz del Departamento del Tesoro, dijo a la AFP que la decisión de Fitch era “un recordatorio de la necesidad de que el Congreso reduzca el déficit de largo plazo de forma equilibrada”.

En lo inmediato, en ausencia de un Congreso capaz de tomar medidas para aumentar los ingresos o reducir los gastos, el gobierno puede contar con que las tasas de interés que debe pagar el país se encuentran entre las más bajas del planeta.

El Tesoro emitió el lunes papeles de deuda a tres meses a tasas comprendidas entre 0 y 0,03%, y a seis meses a tasas de entre 0,04 y 0,07%.

Las últimas emisiones de deuda estadounidense “han sido sólidas, con el trasfondo de un débil volumen de intercambio en momentos en que los problemas europeos, en especial el futuro del euro, ayudaron al dólar y por ende a los bonos del Tesoro estadounidenses”, destacaron analistas de la agencia bursátil Nomura.

Publicidad Pagada

anuncie