Publicado en: 14/01/2012

Familia: Padres difíciles

perfecto-padres-dificiles-despertar-dominicano-ddHay padres convertidos en difíciles, por ser tan perfeccionistas, tanto con sus hijos, como con su cónyuge. Todos deberían querer lo mejor para sus hijos, pero de ahí a arruinar la vida de ellos y del resto de la familia, hay un abismo.

Los padres difíciles, son también los que se olvidan de atender y educar a sus hijos, alegando múltiples disculpas de falta de tiempo, cansancio debido al excesivo trabajo, descargando la educación en el otro cónyuge, falta de dinero, ignorancia académica, etc. Todos tienen que hacer un esfuerzo para por lo menos, intentar ser fáciles, sencillos, amables, accesibles, comprensibles, etc. con los hijos, cónyuges y familiares.

Los padres difíciles, tampoco se encuentran a gusto con ellos mismos, ni con las decisiones familiares que tienen que tomar diariamente. Se atrincheran detrás de su actitud de difíciles, para encubrir sus errores y para cambiar continuamente de actitudes, como si fueran veletas sacudidas por el viento.

Cambian frecuentemente de opiniones, trabajos, amigos, dietas, incluso de médicos, ya que nadie ni nada les satisface. También es cierto que hacen cambios continuos en sus actividades, porque nadie les aguanta su conducta. Por orgullo o soberbia, no piden consejos a nadie, ni dan explicaciones de lo que han hecho o han dejado de hacer. Se sienten autónomos, sin querer darse cuenta, que viven en el interior de una familia y esta, dentro de un mundo totalmente interrelacionado.

Las personas difíciles, para cambiar a ser fáciles, deberían hacer cosas sin desear nada a cambio y entregarse a los demás, sin esperar su beneplácito.

Eso podría ser su norma de vida. No deberían esperar a que les agradezcan, lo que han hecho por otros. Debería ser una obligación que se impongan, como medio de cambio de actitud.

Hay padres que les es muy difícil, enseñar a sus hijos a servir a los demás como voluntarios, si ellos no son capaces de unirse a ningún grupo de voluntarios. Por ser difíciles, no caben en ningún grupo dentro de sus iglesias, escuelas u organizaciones políticas, sociales o caritativas. Poco a poco les van echando de ellas o van creando un profundo foso entre ellos y los demás.

Fuente: Iglesia.org.

Publicidad Pagada

anuncie