Escenario socio político dominicano hoy

Aguajeros candidatos alegan ventajas 2 a 1 en las fallidas elecciones, les cave derecho, cuestión de mantener la parafernalia, mientras Dios dado y Vargas se jalan las greñas en un sainete más.

El PPH-PRM acusa los guardias de ser activistas del gobierno, emulando la guardia colorada, el show debe seguir, entre los pobres paga pedos uniformados, el gris parece ser favorito para encontrar un “delincuente electoral”.

Miles de jóvenes henchidos de patriotismo, agitan en las plazas públicas, pancartas a mano, vociferando, cantan, bailan y se divierten, emulando los 12 años, los 7 días con el pueblo, todo un festival, todo un carnaval, la algarabía juvenil contagiosa es la sensación del momento, redundan las consignas, pero deslindando la señal der ruido callejero.

Un maléfico caudillo león herido se quiere atribuir haber tirado el pueblo a las calles, el movimiento es espontáneo, no autoría de un gruñón caudillo maléfico, estridente, rencoroso, rugiente, en banca rota, de derrota en derrota, con una fuerza famélica, sin liderazgo, pues ya no es el zar del presupuesto nacional y carece de botín para repartir a su claque.

Eso de que me ganaron con trampa es una burda treta, ese sujeto desesperado, felón, traicionero, es tan ingrato que enarbola la consigna E’ PA FUERA QUE VAN, según él, la JCE no sirve, PPH-PRM, LFP y yo somos los mejores, son las expresiones capitales de su alto índice de maldad, ahora se sirve de terceros aliados para materializar sus andanzas, se resiste a comprender que es un caudillo explotado, tuvo su oportunidad, pero no se conforma con el disfrute de sus dividendos, Atila quiere más poder.

República Dominicana ha cambiado, el binomio Danilo – Gonzalo oferta muchas más oportunidades para todos, tras 8 años de ingentes esfuerzos y darnos el gobierno de más y mayor justicia social que hemos tenido, logros a la vista. Eso de atribuirse la capacidad de convocar movilizaciones populares es una necedad, no encaja en el momento político actual.

El país necesita paz, orden, civilidad, respeto, no “líderes” que desnaturalicen la campaña política, deben de promover sus candidaturas en buena lid, no rompan la ecuanimidad, mantengan el decoro, el pueblo percibe a leguas que la contienda es entre consumados sátrapas y filántropos activos, hechos y confesos, sean más prudentes, que esos chelitos a consumirse en caprichos electorales podrían alterar las finanzas públicas.

Felizmente, en el ciclo de Danilo, todo un Pericles en el Caribe, la distribución del ingreso ha mejorado notablemente, la brecha de inequidad es mínima, basta ver los abanderados de las manifestaciones populares : artistas, comunicadores, figuras de la farándula, raperos, roqueros, merengueros, enarbolan los valores patrios, el movimiento es social, es una fuerza juvenil henchida de emoción y orgullo patriótico, los políticos que no vengan a enturbiarla, si quieren ganar las elecciones que se enfoquen en estrategias.

Por Edgar Marcano
Desde Montreal-Canadá

Publicidad Pagada

anuncie