En RD la crisis es política

Desequilibrados, imprudentes, temerarios, mezquinos y megalómanos caudillos, ante su derrota conspiran fanáticamente contra la salud de nuestra robusta democracia liberal, babosos, gavilleros, incubados leviatanes adalides de la corrupción impune gritan a viva voz, YO O QUE ENTRE EL MAR, mientras festejan alegremente la crisis inducida por ellos mismos, apuestan  al caos, tuercen el derecho y reniegan de las garantías institucionales, muy charlatanes, muy fantoches, muy irresponsables, su visión túnel es el amor al poder y al dinero, no les importa el daño surtido a la sociedad dominicana, lo quieren engullir todo, sin importarles las generaciones futuras, son tan desafiantes que hasta se atreven a exaltar públicamente, ESTE PAIS ME QUEDA CHIQUITO,  la única verdad es la mía, en un exceso de megalomanía, se hacen los sordos ante las voces del clero, el empresariado, los sindicatos, la sociedad civil y todas las fuerzas cuerdas que claman porque reine la paz, las reglas y el consenso entre las partes.

Ante el sabotaje criminal a las elecciones, la misión de la OEA toca todas las puertas gestionando un consenso, pero ese sector anarquista ha decidido minar la confianza en nuestras instituciones, frustrar el civismo de nuestros ciudadanos y enturbiar la paz, el desenvolvimiento y la armonía.

Superamos hace años la dedocracia,  ahora libramos una lucha entre la cleptocracia derrotada y la democracia liberal, ¿Qué más se puede esperar de un bastardo, hijo de mamá persa que se atreviera a “repartir utilidades”, en la proporción 3/100 %?, los responsables de esta crisis incubada e inducida, han de ser identificados, interrogados, sujetarlos a coerción y sometidos a juicio de fondo para que en nuestro país reine la paz y pongamos coto al estado de delitos sin sanciones.

Ese entremés de señalar a un oscuro y curioso coronel, un pobre gendarme, un esbirro, un paga pedo, eso es una patraña, los autores del criminal sabotaje saltan a la vista, nuestro vacío es ético y moral, códigos tenemos, nos sobran dirigentes de mal corazón, ese leviatán nos quiere llevar al matadero del infierno.

Felizmente, el trinomio OEA – Danilo – Gonzalo hacen ingentes esfuerzos por organizar una fiesta democrática, garantizar nuestros procesos, respetar nuestros esquemas cívicos, en un marco de respeto, libertad, amor, muestran una decorosa intención en los hechos y en las palabras, en las formas y en los plazos, toda una actitud transparente catalizadora del bienestar colectivo, lucen ser muy respetuosos de la patria, la paz , la democracia y la constitución, mientras los derrotados, hoy disidentes, renegados y revisionistas, temerariamente mancillan nuestra RD, lacerándola y entre ellos tienen que estar los responsables de este fiasco.

Por Edgar Marcano
Desde Montreal-Canadá

Publicidad Pagada

anuncie